Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
¿Buscas páginas de kimber?
img
img

 

 

Cinco Héroes Cubanos
Qué sabes sobre estos valientes hombres?

img
img
« Blog
Entradas por tag: kimber
11 de Noviembre, 2015 · Cinco Prisioneros en USA

Lo que yace a través del mar. La verdadera historia de Los Cinco cubanos, libro del escritor canadiense Stephen Kimber publicado por la Editorial Nuevo Milenio en su sello Ciencias Sociales, se dio a conocer este martes en el Teatro Sanguily, de la Universidad de La Habana, con Ricardo Alarcón como presentador.

La edición cuenta con un epílogo del propio autor, pues su publicación en Cuba sucede después de la libertad de Los Cinco y Kimber no quiso que esa parte de la historia faltara.

En palabras de su propio autor: “(…) La historia de los Cinco cubanos no es en realidad, la historia de los Cinco solamente. O al menos, no es solo su historia. Tampoco es simplemente una historia lineal. Es la acumulación en cascada de incidentes y vejaciones, de complicidades y consecuencias, una historia paralela, convergente, divergente, con un ecléctico reparto de caracteres a ambos lados del estrecho de La Florida cuyas ambiciones personales, acciones, convicciones, presunciones, secretos, fortaleza y debilidades, tejieron colectivamente historias de mayores dimensiones, sobre las relaciones cubano-estadounidenses, sobre la guerra al terror, la hipocresía, la verdad y la ficción, sobre lo que está bien y lo que está mal. (…) Quizás hayan sido las arenas movedizas de toda su complejidad, lo que me convenció de que esta historia necesitaba ser contada y ser contada por alguien que no supiera de antemano qué versión de cuál de las historias, era la verdadera”.

La obra tiene prólogo del Héroe de la República de Cuba, René González Sehwerert y, tanto él como Gerardo Hernández, otro de Los Cinco, afirman que ese es el mejor libro escrito sobre el caso de los antiterroristas cubanos.

La presentación se realizó como parte del Festival Universitario del Libro y la Lectura (FULL), que organizan la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), la Federación Estudiantil Universitaria (FEU), la Asociación Hermanos Saíz y el Instituto Cubano del Libro y que se desarrolla en las universidades del país, desde el 9 de noviembre hasta el 13, cuando comenzará en el Pabellón Cuba de la capital hasta el día 15 en horas de la tarde.

Lo que hay del otro lado del mar, la verdadera historia de los Cinco cubanos se alzó con el galardón Libris como la mejor obra de no Ficción del Año publicada en el este de Canadá en 2013. También obtuvo el premio Evelyn Richardson 2014.

Fuente: Cubarte.

 

Tomado de Portal de la radio cubana

 

publicado por rcbaez a las 18:22 · Sin comentarios  ·  Recomendar
05 de Marzo, 2014 · Cinco Prisioneros en USA

Colegio Comunitario de MarinStephen Kimber, escritor canadiense, realizó con éxito una gira por Estados Unidos y despertó el interés público sobre el caso de los antiterroristas cubanos presos en ese país, informó el Comité Internacional por la Libertad de esos luchadores.

El recorrido incluyó paradas en seis universidades, centros comunitarios e iglesias del norte de California para presentar su libro “Lo que hay del otro lado del Mar: La Verdadera Historia de los Cinco Cubanos”.

Ese material es fruto de una extensa investigación que comprendió la revisión de al menos 20 mil páginas de registros judiciales sobre el caso de Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Antonio Guerrero, René González y Fernando González.

Los Cinco, como se les conoce, fueron condenados en 2001 a severas penas por dar seguimiento a grupos violentos radicados en Florida, desde donde planifican hechos como los que en 53 años dejaron más de tres mil 400 víctimas en Cuba.

Los primeros tres antiterroristas aun están tras las rejas, mientras René salió de prisión el 7 de octubre de 2011 después de cumplir su condena y regresó a su tierra natal en mayo pasado tras renunciar a la ciudadanía estadounidense, para terminar un castigo adicional de tres años bajo libertad supervisada.

Fernando volvió al país caribeño el pasado 28 febrero, luego de concluir el día anterior su sentencia en una penitenciaría de Arizona, en el suroeste de Estados Unidos.

El Comité citó entre los momentos más destacados de la gira, el debate generado por un grupo estudiantes de la Universidad Estatal de San Francisco sobre la importancia de preocuparse por los cubanos y cómo vincular su caso con otros problemas de injusticia y desigualdad existentes en Estados Unidos.

Alumnos del Colegio Chabot, en la ciudad de Hayward, hicieron preguntas básicas respecto al hermetismo mediático sobre la situación de Los Cinco y también cuestionaron por qué Washington es tan irracional cuando se trata de temas relacionados con Cuba.

Mientras, en el Colegio Comunitario de Marin, activistas del grupo Estudiantes por un Cambio Social se mostraron interesados en involucrarse con el caso.

Además, comenzaron a planear un evento para mostrar las 15 acuarelas de Antonio Guerrero que integran la muestra pictórica “Yo me muero como viví” y proyectar la película del fallecido cineasta estadounidense Saul Landau, “Que por favor se ponga de pie el verdadero terrorista”.

La gira de Kimber tuvo lugar del 24 de febrero pasado hasta ayer, y en sus exposiciones participó la alcaldesa Gayle McLauglin, de la localidad de Richmond.

El escritor continuará desde hoy hasta el sábado próximo sus presentaciones en otras ciudades de Estados Unidos y de Canadá, como parte del programa conmemorativo por los 100 meses de acciones consecutivas del Comité de Vancouver por la Libertad de Los Cinco.

(Con información de Prensa Latina)

Tomado de Cubadebate

publicado por rcbaez a las 21:00 · Sin comentarios  ·  Recomendar
06 de Octubre, 2013 · Cinco Prisioneros en USA
La imagen que publica The Washington Post. Foto Orlando Sierra/AFP/Getty Images

El diario norteamericano The Washington Post publicó este viernes, en su página de opinión, un artículo de Stephen Kimber titulado “Los Cinco Cubanos estaban combatiendo el terrorismo. ¿Por qué los encarcelamos?”, donde el investigador canadiense reconoce que “estos agentes serían héroes norteamericanos hoy”.

Kimber es el autor de "Lo que hay del otro lado del mar- La verdadera historia de los Cinco Cubanos", resultado de un extenso trabajo de investigación que incluyó la revisión por parte del autor de más de 20 mil páginas de registros judiciales del caso más largo en la historia de Estados Unidos.


“Los Cinco Cubanos estaban combatiendo el terrorismo. ¿Por qué los encarcelamos?”
Por Stephen Kimber*

4 de octubre de 2013, The Washington Post/ Opinión

Considere por un momento lo que sucedería si agentes de la inteligencia norteamericana en el terreno, en un país extranjero, descubrieran un grave complot terrorista, con tiempo suficiente para prevenirlo. Luego considere cómo los norteamericanos reaccionarían si las autoridades de ese país, en vez de cooperar con nosotros, arrestaran y encarcelaran a los agentes estadounidenses por operar en su tierra.

Esos agentes serian héroes norteamericanos hoy. El gobierno de EE.UU movería cielo y tierra para traerlos de regreso.

Este tipo de escenario ha tenido lugar en la vida real y del hecho se cumplieron 15 años el mes pasado, solo que los norteamericanos juegan en el rol del gobierno extranjero y Cuba –sí, la Cuba de Fidel Castro- juega el papel de los agraviados EE.UU.

A principios de los años 90, cuando la desaparición de la Unión Soviética suponía que el  colapso del gobierno comunista de Cuba sería inevitable, grupos militantes del exilio cubano en Miami incrementaron sus esfuerzos para derribar a Castro por cualquier vía posible, incluyendo ataques terroristas. En 1994, por ejemplo, Rodolfo Frómeta, líder de un grupo del exilio, fue capturado en una redada del Buró Federal de Investigaciones (FBI) intentando comprar un misil Stinger, un lanzagranadas y cohetes antitanque que dijo planeaba usar para atacar a Cuba. En 1995, la policía cubana arrestó a dos cubanoamericanos luego de que intentaran poner una bomba en un hotel en Varadero.

Esas acciones claramente violaban las leyes de neutralidad de EE.UU, pero el sistema de Justicia norteamericano mayormente miró hacia el otro lado. Aunque Frómeta fue acusado, juzgado y sentenciado a casi cuatro años en la cárcel, las agencias de seguridad raramente investigaron acusaciones que involucraban a militantes exiliados, y si lo hicieron, los fiscales pocas veces aplicaron sanciones. Muy a menudo, políticos de la Florida sirvieron como defensores a elementos de línea dura del exilio.

Pero los cubanos tenían sus propios agentes en la Florida. Una red de inteligencia conocida como La Red Avispa fue despachada a principios de los ´90 para infiltrarse en los grupos del exilio. Tuvieron algunos éxitos. Los agentes frustraron en 1994  un plan para poner bombas en el icónico club nocturno Tropicana, un conocido sitio turístico en La Habana. También interrumpieron un plan para enviar una lancha con explosivos desde Miami River a la República Dominicana para iban a emplearse en un intento de asesinato contra Castro.

En la primavera de 1998, agentes cubanos develaron un complot para explotar un avión con turistas de Europa o América Latina (el complot tuvo resonancia: antes de 2001, el acto de terrorismo aéreo más letal en Latinoamérica había sido la explosión en pleno vuelo del vuelo 455 de Cubana de Aviación en 1976, que ocasionó la muerte de los 73 pasajeros a bordo y los miembros de la tripulación).

Castro envió a su amigo, el ganador del Premio Nobel y novelista Gabriel García Márquez, con un mensaje secreto sobre un complot contra el presidente Bill Clinton. La Casa Blanca tomó la amenaza lo suficientemente en serio como para que la Administración de la Aviación Federal advirtiera a las aerolíneas.

En junio de ese año, agentes del FBI volaron a La Habana para reunirse con sus contrapartes cubanas. Durante tres días en un lugar seguro, los cubanos proveyeron al FBI de evidencia que sus agentes habían reunido de varios complots, incluyendo el ataque planeado al avión y una campaña para poner bombas en hoteles de La Habana que tenía lugar en ese momento y que había causado la muerte de un empresario ítalo-canadiense.

Pero el FBI nunca arrestó a nadie en conexión con el complot del avión o los ataques a hoteles –incluso luego de que el militante exiliado Luis Posada Carriles se jactara al diario The New York Times, en julio de 1998, del papel que jugó en relación con las bombas puestas en La Habana. Al contrario, el 12 de septiembre de 1998, un equipo SWAT del FBI fuertemente armado arrestó a los miembros de la red de inteligencia cubana en Miami.

Los cinco agentes fueron juzgados en aquella ciudad hostil a todo lo cubano, condenados con cargos de “conspiración para cometer” todo desde espionaje hasta asesinato y sentenciados a condenas imposiblemente largas, incluyendo dos cadenas perpetuas más quince años.

Quince años más tarde, cuatro cubanos todavía languidecen en prisiones norteamericanas.

Ahora ustedes comienzan a entender por qué los Cinco Cubanos – como son conocidos- son héroes nacionales en su país, por qué retratos de ellos más jóvenes permanecen en carteles a lo largo del país, por qué cada estudiante cubano los conoce por sus nombres: Gerardo, René, Ramón, Fernando y Antonio.

La vocera del Departamento de Estado, Victoria Nuland, ha declarado que los Cinco Cubanos “fueron condenados en cortes estadounidenses por cometer crímenes contra los Estados Unidos, incluyendo espionaje y traición”.

Es cierto que tres de los cinco hombres – Antonio Guerrero, Ramón Labañino y Fernando González- sí tuvieron, en parte, misiones militares que iban más allá de la simple infiltración y el reporte de las actividades de los grupos exiliados de Miami. Pero su propósito no era robar los secretos militares de EE.UU o comprometer la seguridad de ese país.

Durante los años ´90, las autoridades cubanas creyeron que su país podría ser el próximo del Caribe en sufrir una invasión militar norteamericana. No era una exageración cuando se considera a Granada (1983), Panamá (1989) y Haití (1994). Luego, también estaba la creciente influencia de activos grupos de presión anti-Castro como la Fundación Nacional Cubano Americana, que estaba presionando a Washington para derribar a Castro y a su hermano.

Basados en sus evaluaciones de esas invasiones previas, la inteligencia cubana había desarrollado una lista de comprobación de señales de que una invasión podría ser inminente: una afluencia repentina de aviación de combate y reconocimiento a una base militar en el sur, por ejemplo, o visitas inesperadas o sin explicación de altos mandos militares a las instalaciones de la sede del Comando Meridional de EE.UU en Miami.

Agentes como Antonio Guerrero –quien trabajó como conserje en la Estación Aeronaval de Boca Chica en Cayo Hueso desde 1993 hasta su arresto en 1998 y está cumpliendo 22 años en prisión- fueron los equivalentes de los satélites espía estadounidenses, contando los aviones en las pistas y reportando a La Habana.

Por supuesto, las autoridades cubanas estaban ansiosas por conocer todo lo que sus agentes pudieran averiguar y La Habana ocasionalmente presionó a Guerrero al máximo; él respondió enviando recortes de periódicos de la base. No es de extrañar. Guerrero hablaba poco inglés y  no tenía acceso de seguridad; los secretos militares estaban bien por encima de su nivel. Y los secretos militares de EE.UU nunca fueron prioridad real de Cuba –solo quería saber si los yanquis iban a invadirla.

Siete meses después de que el FBI acusara a los Cinco con cargos relativamente insignificantes –no declararse agentes extranjeros, uso de identidades falsas y más seriamente pero menos específico, conspiración para cometer espionaje- los fiscales impusieron un cargo que movilizaría a la comunidad cubana en el exilio.

Acusaron a Gerardo Hernández, el líder de la red, de conspiración para cometer asesinato en conexión con el derribo tres años antes de dos avionetas de Hermanos al Rescate.

Hermanos al Rescate, un grupo anticastrista que había rescatado balseros en el Estrecho de la Florida pero que había perdido su razón de ser tras un acuerdo migratorio de 1994 entre Washington y La Habana, había estado violando el espacio aéreo cubano durante más de un año, arrojando ocasionalmente panfletos contra el gobierno en La Habana. El gobierno estadounidense hizo lo que pudo para prevenir posteriores incursiones, pero las ruedas de la burocracia en la Administración de la Aviación Federal se movieron lentamente.

En los primeros meses de 1996, los cubanos enviaron mensajes a Washington a través de varios intermediarios, advirtiendo que si EE.UU no detenía otros vuelos de los Hermanos, ellos lo harían.

Washington no lo hizo.

Pero los cubanos sí. En la tarde del 24 de febrero de 1996, aviones caza cubanos derribaron dos avionetas pequeñas no armadas de Hermanos al Rescate, ocasionando la muerte de los cuatro hombres que iban a bordo.

Cuba reclama que las avionetas estaban dentro de su territorio. El gobierno estadounidense reclama – y la Organización de la Aviación Civil Internacional coincidió- que estaban en espacio aéreo internacional cuando fueron atacadas.

¿Pero sabía Hernández realmente con anterioridad que el gobierno de Cuba planeaba derribar las avionetas? ¿Estaba él implicado en la planificación?

Mi respuesta es que no. Durante mi investigación para el libro sobre los Cinco Cubanos, revisé las más de 20 000 páginas de la transcripción del juicio y revisé miles de comunicaciones decodificadas entre La Habana y sus agentes. No encontré evidencia de que Hernández tuviera conocimiento o influencia en los eventos de ese día.

Por el contrario, la evidencia ofrece la imagen de una burocracia de la inteligencia cubana obsesionada con la compartimentación y control de la información. Hernández, un oficial de inteligencia ilegal de nivel de campo, no tenía necesidad de conocer lo que planeaban las fuerzas cubanas. Los mensajes e instrucciones desde La Habana eran ambiguos, la evidencia no era contundente, particularmente para un cargo de conspiración para cometer asesinato.

En un mensaje, por ejemplo, los jefes de Hernández se refieren a un plan para “perfeccionar la confrontación” con Hermanos al Rescate, lo cual los fiscales insistieron que significaba derribar las avionetas.

Pero como la jueza Phyllis A. Kravitch señaló – en  su desacuerdo con una decisión de la Corte de Apelaciones de EE.UU por 11no Circuito sobre el cargo de asesinato contra Hernández- “Existen muchas vías en las que un país podría confrontar aviación extranjera. Aterrizajes forzados, disparos de advertencia y viajes con escolta fuera del espacio aéreo territorial de un país están entre ellos – como también están los derribos”. La jueza dijo que los fiscales “no presentaron evidencia” que vinculara a Hernández con el derribo. “No puedo decir que un jurado razonable – dada toda la evidencia- podría concluir más allá de la duda razonable, de que Hernández accediera a un derribo,” escribió Kravitch.

Un “jurado razonable.” Ahí está el problema.

A fines de los `90, los jurados de Miami se habían vuelto tan notorios en casos que involucraban a exiliados cubanos que los fiscales federales en un caso diferente se opusieron a una moción de la defensa para un cambio de sede de Puerto Rico a Miami para algunos exiliados cubanos acusados participar en un complot para asesinar a Castro.

Miami “es una sede muy difícil para asegurar una condena para los llamados luchadores por la libertad”, explicó el abogado Kendall Coffey al diario The Miami Herald en ese momento. “Tuve algunas condenas, pero algunas absoluciones que desafiaban toda lógica”.

Los militantes anticubanos, de hecho, eran considerados héroes. En 2008, más de 500 agitadores del exilio en Miami se reunieron en honor a la contribución de Posada a la causa – como se conoce en la comunidad el esfuerzo por sacar a Castro del gobierno – en la cena de gala.

¿Sus contribuciones? Además de los ataques a hoteles de La Habana (“Duermo como un bebé”, dijo al diario The New York Times, comentando sobre el turista que murió), Posada es el presunto autor intelectual del bombardeo del vuelo 455 de Cubana. Cuba y Venezuela han pedido su extradición. Estados Unidos se ha negado a la misma.

En el 2000, Posada fue arrestado en Panamá en conexión con un complot para asesinar a Castro; fue condenado y estuvo cuatro años en la cárcel antes de recibir un perdón aún controversial. Ese perdón fue revocado en 2008.

Lo más cerca que el gobierno de EE.UU ha estado de procesar a Posada fue en 2009, cuando la administración de Obama lo acusó – no por su papel en las bombas puestas en La Habana sino por mentir en un formulario de inmigración. Fue absuelto.

Hoy, Posada, de 85 años, camina por las calles de Miami, una contradicción viviente de la guerra norteamericana contra el terrorismo. ¿Cómo ajustar su libertad con la declaración del presidente George W. Bush tras el 11 de Septiembre de que “cualquier nación que continúe albergando o apoyando el terrorismo será considerada como un gobierno hostil por los EE.UU?” ¿Cómo ajustar la libertad de Posada con el sostenido encarcelamiento de los Cinco Cubanos, cuyo principal objetivo era prevenir ataques terroristas?

Es una contradicción que los norteamericanos deberían considerar.

* Stephen Kimber imparte clases de Periodismo en la Universidad de King’s College en Halifax, Canadá, y es el autor del libro Lo que hay del otro lado del Mar- La Verdadera Historia de los Cinco Cubanos.

Traducción: Danay Portal Vigoa/ Cubadebate

publicado por rcbaez a las 01:43 · Sin comentarios  ·  Recomendar
19 de Septiembre, 2013 · Cinco Prisioneros en USA

Por Edmundo García*

Les voy a hablar hoy de un tema que tiene varios aspectos. Esta semana se dio a conocer un caso de censura en Miami. En La Tarde se Mueve del martes 17 y el miércoles 18 hablamos también de la censura de la noticia sobre ese acto de censura.

Por último, también me quiero referir a lo que la radio alternativa de esta ciudad pudo hacer, y logró, para que todo eso empezara a solventarse. Un resultado feliz en el duro empeño de todos los días.

Muchos saben, porque ha repercutido en la prensa cubana e internacional, que el pasado lunes 16 de este mes de septiembre el Comité Internacional por la Libertad de Los 5, a través de Alicia Jrapko y Nancy Kohn, dio a conocer que el profesor canadiense Stephen Kimber estaría realizando una gira por varias ciudades de Estados Unidos para promover su libro “Lo que hay del otro lado del Mar. La Verdadera Historia de los Cinco Cubanos”.

Como su título indica, la publicación trata de mostrar las verdaderas motivaciones de los antiterroristas y Héroes de la República de Cuba, pero tiene también un interés académico porque el autor realizó una investigación documental de más de 20 mil páginas de  registros judiciales del caso más largo en la historia de Estados  Unidos.

El profesor Kimber ha estado haciendo sus presentaciones sin dificultad; si descontamos un incidente con la radio WLRN (Miami 91.3 FM) que le canceló una entrevista previamente acordada.

Sobre la suspensión un empleado de WLRN comunicó lo siguiente:

“Lamento informarle que el productor ejecutivo y host del programa Topical Current, Joseph Cooper, me ha pedido cancelar la entrevista con Stephen Kimber. Después de leer parte del libro y el material que lo acompañaba, [Cooper] siente que el tema es demasiado ‘incendiario’ y teme una reacción negativa por parte ciertos segmentos de la comunidad.”

Con “comunidad” el mensaje se refería realmente a los grupos de extremistas radicados en el sur de la Florida; porque la WLRN es un medio de comunicación basado aquí. Algunos de ustedes podrían pensar que entonces la noticia no tiene nada de particular, pues la radio de Miami está en poder de los anticubanos y está más que confirmado que la prensa de esta ciudad es enemiga declarada de Los Cinco.

Todo eso es cierto. Pero lo peculiar en este caso es que la WLRN es una estación pública, uno de esos medios que hasta el momento han dejado abierto al menos un resquicio, mínimo, de libertad de expresión. Como dice el colega Eddie Levy, copresentador de La Tarde se Mueve, la WLRN, afiliada a la National Public Radio, no se sostiene por anunciantes sino por subvenciones y su rol está precisamente en marcar la diferencia respecto a los medios vendidos al capital.

¿Es que acaso instituciones públicas de Miami como Florida International University, el Miami Dade College y ahora la WLRN también se van a poner al servicio de la derecha extremista? Se entiende que lo haga Radio Mambí, La Poderosa, el Canal 41, el Diario Las Américas y otros por el estilo, pero, ¿los medios públicos también?

Una vez producido el acto de censura sobre la entrevista del profesor Kimber, vino entonces la censura informativa sobre ese mismo hecho. La prensa servil de Miami tenía poderosas razones para tratar de esconder la noticia y solapar la decisión de la WLRN. Eran varios sus motivos. En primer lugar porque se trataba de un flagrante acto de censura sobre la libertad de expresión en Miami, en la propia ciudad donde viven.

Pero además porque la explicación dada por la WLRN acerca de que el tema de Los Cinco era “incendiario”, y que “teme una reacción negativa por parte ciertos segmentos de la comunidad”, confirmaba algo que precisamente han estado diciendo Los Cinco, sus abogados, los familiares y todos aquellos que miran al menos con objetividad el caso: que Miami no era una sede adecuada para realizar el juicio.

Como mismo dijo el profesor Kimber en su página web: “Ese correo electrónico dice todo lo que se necesita saber - y más - sobre por qué era imposible encontrar un jurado imparcial en Miami para el caso de los Cinco cubanos. Y por qué es más importante aún hoy - 15 años más tarde, con cuatro de los cinco aún en prisiones estadounidenses - para los estadounidenses  aprender los hechos de este caso.”

Lo primero que hizo La Tarde se Mueve (la información del Comité Internacional por la Libertad de Los Cinco salió en email el lunes 16 a las 6:55 p.m.) fue informar a sus oyentes sobre el hecho y denunciarlo. Pero además retamos a la prensa miamense, apelando a la reserva de profesionalismo y vergüenza que debe quedarle, a que reportara sobre la suspensión de la entrevista al profesor Kimber por la WLRN y se no limitara solo a denostar sobre la libertad de expresión en otros países cuando esa misma libertad se estaba violando ante sus narices.

Los emplazamos a que asumieran la noticia y el problema local, que es lo que debe caracterizar a la prensa social y comunitaria de nuestros días.

Déjenme decirles que esta posición de resistencia desde nuestra hora radial diaria empezó a darnos satisfacciones. Tanto el periódico en inglés The Miami Herald el mismo martes 17, como El Nuevo Herald en español el miércoles 18, publicaron la noticia; aunque con su parcialidad habitual. Hay que reconocer que al menos esta vez sin traducciones manipuladoras para el lector hispano, desde el título hasta el punto final.

Pero La Tarde se Mueve fue más allá. Gracias a que el colega y copresentador Eddie Levy es un oyente regular de la WLRN, movilizó una corriente de opinión para que escribieran a la misma de manera muy inteligente.

Primero, insistiendo la importancia de la radio pública en el desarrollo de la comunidad del sur de la Florida; segundo,  recordando la historia y los logros de WLRN marcando la diferencia ante la radio extremista miamense; tercero, especificando que no se trata de la WLRN en general, como institución, sino específicamente del programa “Topical Currents”, de Joseph Cooper, y muy particularmente del productor Richard Ives.

Como informó Eddie Levy ayer mismo en el Programa La Tarde se Mueve, los reclamos a la WLRN por la censura al profesor Stephen Kimber han dado resultados (ESCUCHAR aquí la intervención de Eddie en el programa de ayer miércoles a partir del minuto 20: http://latardesemueve.com/grabaciones).

A la radio alternativa de Miami le satisface comprobar que algunas cosas se pueden logar a pesar de la modestia de recursos y las amenazas de los extremistas.

Como habrán podido escuchar en la grabación recomendada, Elena Freyre, Presidenta de la Fundación para la Normalización de las Relaciones entre Cuba y los Estados Unidos, reclamó a la WLRN por lo que consideró un atentado contra la libertad de expresión y recibió una respuesta de John Labonia, General Manager de WLRN, de la que edito un fragmento en versión al español: “Queremos pedir disculpas a nuestros oyentes del sur de la Florida por la decisión tomada esta semana por Joseph Cooper, presentador de ‘Topical Currents’ de WLRN, de cancelar una entrevista con el autor de un libro polémico sobre Cuba que el Sr. Cooper consideró demasiado ‘incendiario’ para que esta comunidad escuchara sobre él. La decisión del Sr. Cooper se hizo sin nuestro conocimiento y de ninguna manera refleja -de hecho, contradice abiertamente- lo que somos y lo que queremos hacer en el sur de la Florida como una radio pública que informa y promueve el debate. También contrasta con los recientes esfuerzos de WLRN para dar una mayor cobertura de noticias sobre América Latina, lo que incluye foros más abiertos sobre Cuba…Como resultado de esto, la división de noticias de WLRN (a la que el Sr. Cooper no pertenece) entrevistará a Stephen Kimber este viernes en el programa ‘Florida Roundup’.” (Al mediodía: http://wlrn.org/programs/florida-roundup)

Para que conste en record, y para que los lectores tengan completo acceso a la información, reproduzco el intercambio en sus originales:

-Correo de Elena Freyre, Presidenta de la Fundacion para la Normalizacion de las Relaciones entre Cuba y los Estados Unidos, a WLRN: “I am appalled at the cancellation of this interview. If this is what we can expect from our Public Radio Station, we are indeed lost in this community. Why don't you, who should be setting the example on free speech and exchange of ideas, allow this community to make up its own mind. I am ashamed and sad that it has come to this. You owe this community an apology.”

-Respuesta de John Labonia, General Manager de WLRN: “WLRN has always prided itself on being South Florida’s communal roundtable – a place where the news and issues that most concern us can be discussed and debated in an intelligent and above all tolerant forum. That’s especially true when it comes to the controversial issue of Cuba. As a radio station we realize that it remains a highly sensitive matter in Miami, especially within the Cuban-American community. But we also realize that the local conversation about Cuba has evolved and become more broad-minded over the past decade – and that it can accommodate opinions today that might have been too uncomfortable to engage a generation ago.

As a result, we want to apologize to our South Florida listeners for the decision made this week by Joseph Cooper, the host of WLRN’s “Topical Currents” show, to cancel an interview with the author of a controversial new book on the so-called Cuban Five, the Cuban spies who were convicted of espionage charges here in 2001. The book argues that the Cubans are innocent, a claim that Mr. Cooper deemed too “incendiary” for this community to hear – a judgment that I and the rest of WLRN’s management strongly disagree with. Mr. Cooper’s decision, in fact, was was made without our knowledge, and it in no way reflects – in fact, it blatantly contradicts – who we are and what we do as South Florida’s source for public radio news and discussion.

It also belies the recent launch of WLRN’s efforts to provide our listeners with more coverage of Latin American news and issues, and that includes more open forums on Cuba policy.

We want to do more than express a mea culpa, however. We want to make this right. As a result, WLRN’s news division (to which Mr. Cooper does not belong) will be interviewing Stephen Kimber, the author of What Lies Across the Water: The Real Story of the Cuban Five,  this Friday on its weekly Florida Roundup show. We will accord Mr. Kimber his say, but we will also ask him our own hard questions about his claims. Just as important, joining the show will be an expert to rebut those claims – and that person will also be asked hard questions about the Cuban Five episode.

WLRN values the trust of its listeners above all else, and we promise to work even harder after this week’s controversy to deserve it.”

Vea además:

Exitosa conferencia de Chomsky y Kimber sobre Los Cinco en Instituto Tecnológico de Massachusetts

publicado por rcbaez a las 20:20 · Sin comentarios  ·  Recomendar
14 de Septiembre, 2013 · Cinco Prisioneros en USA

Presentación del libro “Lo que hay del otro lado del Mar- La Verdadera Historia de los Cinco Cubanos”, del autor canadiense Stephen Kimber. FOTO: Bill Hackwell

El Comité Internacional por la Libertad de los Cinco Héroes cubanos está organizando una gira por la Costa Este de los Estados Unidos, junto al autor canadiense Stephen Kimber y su nuevo libro “Lo que hay del otro lado del Mar- La Verdadera Historia de los Cinco Cubanos”

La gira es parte de las acciones que se llevan a cabo en todas partes del mundo en conmemoración del decimo quinto aniversario del arresto de los Cinco.

La iniciativa comenzó con una presentación de Kimber en la popular librería Busbuys and Poets en Washington DC el 11 de Septiembre. El día 12, cuando se cumplieron exactamente 15 años del injusto arresto de los Cinco, después de una vigilia frente a la Casa Blanca, tuvo lugar la segunda presentación en la Asociación Comunitaria Owen Brown, en Columbia, Maryland en una sala colmada de personas de esa ciudad.

La presentación de Kimber sobre la historia del caso de los Cinco, desconocida por la mayoría del pueblo estadounidense, despertó gran interés en ambas audiencias. La gira continuará en Nueva York y concluirá en la ciudad de Boston donde Kimber hablara junto al reconocido lingüista estadounidense Noam Chomsky.

Presentación del libro “Lo que hay del otro lado del Mar- La Verdadera Historia de los Cinco Cubanos”, del autor canadiense Stephen Kimber. FOTO: Bill Hackwell

Presentación del libro “Lo que hay del otro lado del Mar- La Verdadera Historia de los Cinco Cubanos”, del autor canadiense Stephen Kimber. FOTO: Bill Hackwell

Presentación del libro “Lo que hay del otro lado del Mar- La Verdadera Historia de los Cinco Cubanos”, del autor canadiense Stephen Kimber. FOTO: Bill Hackwell


Fuente Cubadebate

publicado por rcbaez a las 02:04 · Sin comentarios  ·  Recomendar
07 de Agosto, 2013 · Cinco Prisioneros en USA
Stephen Kimber autor canadiense presenta en EE.UU. "Lo que hay del otro lado del Mar - La Verdadera Historia de los Cinco Cubanos"

Como parte del llamado internacional para denunciar con múltiples acciones los 15 años de injusto arresto de los 5 Cubanos, el Comité Internacional por la Libertad de los 5 Cubanos ha organizado una gira por la Costa Este de los EE.UU. con el autor canadiense  Stephen Kimber quien presentará su nuevo libro "Lo que hay del otro lado del Mar-La Verdadera Historia de los Cinco Cubanos."  El libro es el resultado de un extenso trabajo de investigación que incluyó la revisión por parte del autor de más de 20.000 páginas de registros judiciales del caso más largo en la historia de Estados Unidos, escrito con una narrativa clara y objetiva.  

Del 11 al 17 de septiembre Kimber disertará sobre su libro ante diferentes audiencias de Estados Unidos en Washington DC, Maryland, Nueva York (Manhattan y Brooklyn) y en Boston donde lo acompañará el prestigioso lingüista americano, filósofo y politólogo Noam Chomsky.  Una segunda gira se llevará a cabo en la Costa Oeste a principios de noviembre.

"Lo que hay del otro lado del Mar" representa una herramienta de vital importancia para explicar el caso de los 5 Cubanos, especialmente para aquellos que nunca han escuchado sobre ellos. El objetivo de la gira es llegar a nuevas audiencias y generar interés para que más personas se sumen a la campaña por la libertad de los Cinco y se pueda poner fin a esta larga injusticia.

(Con información enviada por Marta Speroni y el Comité Internacional por la Libertad de los 5)

AGENDA Y LUGARES DONDE SE HARÁN LAS PRESENTACIONES DE STEPHEN KIMBER

Miércoles 11 de Septiembre
Hora: 6:30 pm
Lugar: Busboys & Poets
Dirección: 2021 14th Street NW
Washington, DC

Jueves 12 de Septiembre
Hora: 7:00 pm
Lugar: Owen Brown Community Association
Dirección: 6800 Cradlerock Way
Columbia, MD

Sábado 14 de Septiembre
Hora: 4:00 pm
Lugar: BookCourt
Dirección: 163 Court Street
Brooklyn, New York

Domingo 15 de Septiembre
Hora: 5:00 pm
Lugar: Centro para Estudios Cubanos
Espacio de Arte Cubano
Dirección: 231 West 29 St
Ciudad de Nueva York

Una de las 15 pinturas de Antonio Guerrero 

Presentación del libro e Inauguración de la exposición de pinturas de Antonio Guerrero, uno de los 5 Cubanos titulada "Yo me muero como viví". La exposición incluye 15 acuarelas que reflejan los 17 meses en celdas de aislamiento máximo cuando fueron detenidos, y marcan el décimo quinto aniversario del arresto de los 5 Cubanos.   

Martes 17 de Septiembre
Hora:  6:00 pm
Lugar: Massachusetts Institute of Technology (MIT)
Dirección: 77 Massachusetts Ave, Cambridge, MA. Sala Sera Anunciada
Invitado Especial: Noam Chomsky

Los libros estarán disponibles en todas las presentaciones


Haga Clic aqui para adquirir una copia del libro de Stephen Kimber 

 

publicado por rcbaez a las 22:05 · Sin comentarios  ·  Recomendar
03 de Agosto, 2013 · Cinco Prisioneros en USA

Por Ricardo Alarcón de Quesada

La editorial canadiense Fernwood Publishing acaba de publicar “Lo Que Hay Del Otro Lado Del Mar- La Verdadera Historia De Los Cinco Cubanos”, el libro más completo hasta ahora disponible en inglés sobre un tema al que los norteamericanos apenas han tenido acceso: el caso de Gerardo, Ramón, Antonio, Fernando y René, los patriotas cubanos encarcelados en Estados Unidos por luchar contra el terrorismo.

Es una historia secuestrada desde hace quince años. Los esfuerzos de su autor, Stephen Kimber, para publicarlo en Estados Unidos fueron inútiles. “Qué difícil ha resultado la venta de este libro a las principales editoriales de Norteamérica. Hemos recibido toda clase de explicaciones, por supuesto, pero la principal parece ser la creencia de que no existe en Estados Unidos una audiencia para un libro que podría presentar una imagen favorable de un grupo de ´espías cubanos´. Yo espero que este libro demuestre que ellos están equivocados.”

El libro es resultado de una búsqueda minuciosa y profunda que lo llevó a estudiar las más de veinte mil páginas de las actas del tribunal (Estados Unidos versus Gerardo Hernández et al)y miles de páginas más de documentos legales de lo que fue el caso más prolongado de la historia norteamericana. Leyó además libros y periódicos sobre Cuba y su largo enfrentamiento con Estados Unidos y también entrevistó a numerosas personas a ambos lados del Estrecho de la Florida y de los dos bandos o de ninguno.

No es un texto sobre el complicado e interminable proceso judicial, pero aborda, sin embargo, sus aspectos fundamentales. Tampoco es una biografía de los Cinco, aunque sus páginas los muestran como lo que son: seres humanos cercanos al lector. El libro va más allá y ayuda a comprender el conflicto entre dos países.

Pero no es un trabajo voluminoso ni de lectura difícil. Todo lo contrario. Con lenguaje claro y ágil permite al lector recorrer episodios de ese conflicto y culminar en unas pocas horas una lectura a la que quedó atrapado desde la primera página. Es la obra de un maestro de periodistas, un gran escritor y sobre todo, un intelectual honesto, comprometido sólo con lo que él pudo comprobar independientemente.

Ya en su primer párrafo nos dice que “Este no es el libro que yo pensaba escribir. Ese libro iba a ser una novela, una historia de amor que se desarrollaba en parte en Cuba.” Y por supuesto no era una novela sobre los Cinco acerca de quienes “vagamente había escuchado”. Kimber refiere en el prólogo cómo fue que decidió abandonar su proyecto inicial y ofrecernos, en cambio, un texto que nada tiene de ficción, y es un ejemplo de riguroso, imparcial y objetivo apego a la verdad.

En palabras de su autor, “no es una simple narrativa lineal. Es una acumulación en cascada de incidentes y escollos, de complicidades y consecuencias, una narrativa paralela, convergente, divergente, mostrando un reparto de caracteres eclécticos a ambos lados del Estrecho de la Florida”.

“Quizás fue la engañosa complejidad de todo ello lo que finalmente me convenció de que esta historia necesitaba ser contada, y necesitaba ser contada por alguien que no supiera ya cuales versiones de cuales historias eran las verdaderas.”

En esto radica la importancia verdadera de este libro. Es fruto de una investigación realizada por alguien que al emprenderla no era un defensor o simpatizante de la causa de los Cinco. Kimber, como miles de canadienses que visitan Cuba, tropezó más de una vez con algún cartel de propaganda, escrito con ingenuidad o torpeza lingüística, o escuchó a alguien hablar con admiración de los Cinco Héroes. Pero casi nada sabía al iniciar su indagación.

El autor formula una pregunta que encierra la clave para entender el problema: ¿Por qué el FBI decidió arrestarlos y llevarlos a un juicio público? ¿Por qué si hacía años que los tenía bajo su control y conocía todo lo que habían hecho y hacían? Al actuar de ese modo, apartándose de la práctica normal, el FBI perdió un caudal informativo importante y a la vez seguro. Tampoco podía acusarlos de nada grave y por eso los dos cargos importantes formulados contra ellos no implicaban crímenes sustantivos. Eran de “conspiración” para lo cual no hacía falta presentar evidencias concretas que nunca existieron.

La única explicación es política. En el verano de 1998 se habían dado los primeros pasos en lo que pudiera haber sido una colaboración entre los dos países para poner fin a las acciones terroristas contra Cuba originadas en Miami. Una misión de altos oficiales del FBI, enviada por decisión del Presidente Clinton, había recibido en Cuba copiosa información sobre tales actividades y había prometido actuar. Cuando la noticia de esos contactos llegó a Miami, el señor Pesquera, jefe local del FBI, quien mantenía estrechos vínculos con los terroristas, procedió al arresto y lo hizo empleando métodos que revelaban su motivación y el carácter político de la operación. “Si los cargos de espionaje contra los cubanos parecían poco convincentes – y lo eran, incluso entonces – ¿por qué el FBI decidió darle tanta importancia a esa parte del caso? ´Hemos hecho esto de forma pública,´ explicó Héctor Pesquera en español en un mensaje que fue transmitido frecuentemente en las estaciones de radio hispanas durante los días siguientes, ´para reunir información del público.´ ¿Qué? ”

“Intencional o no, las noticias sobre los arrestos y las acusaciones contra los cubanos sirvieron para incrementar los niveles de histeria en la siempre al límite comunidad de exiliados de Miami. La comentarista de la WQBA-1140 AM – y no olvidar vocero de la FNCA – Ninoska Pérez Castellón anunció en el aire el número de la centralita del FBI e invitó a llamar al Buró (y a su programa) para informar sobre “personas sospechosas”.

“Los grupos de exiliados como la Fundación Nacional Cubano-Americana se cebaron en las noticias de los arrestos, “que ahora vemos han estado amenazando intereses de seguridad vitales para Estados Unidos,” para hacer lobby por medidas aún más fuertes contra Cuba. Al día siguiente de la conferencia de prensa de Pesquera, el presidente de la FNCA Alberto Hernández y su vicepresidente Jorge Más Santos enviaron una carta al Senador Bob Graham, un miembro del Comité de Inteligencia del Senado que los apoyaba, para solicitarle que organizara una audiencia pública en Miami acerca del espionaje cubano.”

Mientras esto sucedía, allí mismo, en Miami, ante las narices del señor Pesquera, sin que nadie los molestase, se entrenaban los terroristas que realizarían el brutal ataque del 11 de septiembre de 2001.

El ambiente de odio creado por los medios locales de Miami, definido en 2005 por el panel de la Corte de Apelaciones como “una tormenta perfecta de prejuicios y hostilidad”, llevó a la decisión unánime de esos magistrados de anular el juicio. Fue más tarde, en 2006, que se supo que quienes desataron dicha “tormenta” recibían generosos, y ocultos, pagos del Gobierno federal.

El libro de Kimber aparece cuando el caso ha llegado a un momento crucial, a la espera de que el tribunal de Miami se pronuncie sobre las apelaciones colaterales (Habeas Corpus) cuyo fundamento principal es precisamente la conspiración gubernamental, financiando y organizando la campaña mediática que en Miami envenenó todo el proceso y que fue iniciada, precisamente, por el mismísimo FBI.

Ojalá la Jueza lea este libro antes de emitir su fallo.

Nota:

En junio del pasado año, y por cortesía del autor, publicamos un fragmento de la obra: “'Shootown” [Derribo] es un extracto de 'Lo que hay al otro lado del agua: La verdadera historia de la Los Cinco Cubanos' ". Pueden descargarlo allí (en inglés, .pdf)

publicado por rcbaez a las 04:23 · Sin comentarios  ·  Recomendar
img
.Sobre mí
FOTO

Rosa C. Báez

Lectura, coleccionismo, música, política,

» Ver perfil

img
.Calendario
Ver mes anterior Noviembre 2018 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930
img
.Buscador
Blog   Web
img
.Tópicos
» Cinco Prisioneros en USA (668)
» Los Cinco Volvieron (1)
img
.Nube de tags [?]
img
.Secciones
» Inicio
img
.Enlaces
» Los queremos libres
» El Blog de La Polilla Cubana
» Cuba coraje
img
.Más leídos
» Instan a sumar voluntades en el mundo por antiterroristas cubanos
» Los Cinco lamentan muerte de un hermano
» Otra historia de amor
» Premia Gerardo a pioneros en Festival de la Caricatura
» Presidente de "Abogados sin fronteras" solicita a Obama clemencia en caso de Los Cinco
» Reino Unido niega visa a antiterrorista cubano invitado a comisión investigadora del caso de Los Cinco
» Tony Guerrero: Ata una cinta amarilla
» Guantánamo otorga el máximo símbolo de la ciudad a los cinco héroes antiterroristas cubanos
» Una injustificable injusticia
» Una mirada solidaria desde el arte
img
.Se comenta...
» Departamento de Estado norteamericano demandado por ocultar información en caso de Los Cinco
2 Comentarios: Vallejos, Vallejos
» Caso de los Cinco antiterroristas cubanos: Lo que dijo (y le faltó decir) a The Washington Post
1 Comentario: vallejos
» Instan a sumar voluntades en el mundo por antiterroristas cubanos
1 Comentario: Editor Jóvenes por los 5
» Los Cinco nominados a Premio de Derechos Humanos de Global Exchange
2 Comentarios: Pedro Rodriguez Medina, Pedro Rodriguez Medina
» Para luchar por los Cinco, no importa edad ni sexo
1 Comentario: Guadalupe Hernández Breto
Paperblog
img img
FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad