Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
¿Buscas páginas de antonio-guerrero?
img
img

 

 

Cinco Héroes Cubanos
Qué sabes sobre estos valientes hombres?

img
img
« Blog
Entradas por tag: antonio-guerrero
29 de Enero, 2015 · Cinco Prisioneros en USA

Por Marlene Caboverde Caballero*

 

Antonio Guerrero Rodríguez confesó que vivía un reencuentro con sus pinturas o más bien, en realidad las contemplaba de verdad por primera vez, este 27 de enero en la exposición inaugurada en el Museo Nacional de Historia Natural, en La Habana.

 Antonio Guerrero Rodríguez regresó al Museo Nacional de Historia Natural, de La Habana una vez más este 27 de enero. Pero, su presencia en la institución cultural capitalina tuvo una connotación especial: la inauguración de un centenar de las 143 pinturas creadas por él en los años de injusto encierro en prisiones norteamericanas.

  La muestra contempla parte de las obras incluidas en cuatro de las exposiciones de Tony que recorrieron la Isla y otras naciones del mundo. El público pudo apreciar desde la primera de sus creaciones, Alas de libertad, de 2007, Aves por la unidad, de 2009, Cubanía en mariposas de 2011 y la última, Nacen entre espinas flores, terminada en 2014, apenas unos meses antes de su regreso a la Patria.

  En la actividad previa a la inauguración de la exposición, el Héroe de la República de Cuba, Antonio Guerrero agradeció al Doctor Eusebio Leal, Historiador de La Habana, el fotógrafo cubano ya desaparecido Liborio Noval y al personal del Museo de Historia Natural por confabularse con él y alimentar su instinto creativo, algo que le sirvió para sobrevivir y liberarse en medio de las difíciles condiciones de la cárcel.

  Luego de cortar la cinta en compañía de Ester Pérez Lorenzo, directora del recinto cultural y Elba Rosa Pérez, Ministra de Ciencia Tecnología y Medio Ambiente de Cuba, Tony contempló la exposición y confesó su emoción al reencontrarse con sus pinturas y su pasado.

  Antonio Guerrero Rodríguez también envió un mensaje de gratitud a los pioneros y maestros del Comité Alas de libertad, de Jaruco que por más de seis años batallaron por hacer realidad el regreso de los Cinco a la Patria y los llamó a estudiar, ser educados y buenos, como invitó desde su tiempo el Héroe Nacional de Cuba, José Martí.

  Para el 2016 Antonio Guerrero prometió materializar una nueva exposición de pinturas sobre los murciélagos de Cuba, encargo también del Museo de Historia Natural, y que combinará con otras tareas de la Revolución.

  Las cuatro exposiciones de Tony estarán expuestas durante todo el mes de febrero en el Museo de Historia Nacional de Historia Natural ubicado en el centro histórico de La Habana. El visitante podrá apreciar no solo la virtud de un hombre que descubrió el talento en la soledad de una celda, sino también al héroe que realizó el sueño de volver al sitio donde se fecundaron sus sueños de artista y sus esperanzas de soldado, patriota y cubano.

 

*Periodista de Radio Jaruco, donde lleva desde hace algunos años el programa Alas de libertad, dedicado a los Cinco Héroes cubanos

 

 

publicado por rcbaez a las 21:16 · Sin comentarios  ·  Recomendar
21 de Octubre, 2014 · Cinco Prisioneros en USA
La Librería Primado y la Asociación de Amistad con Cuba José Martí presentan en Valencia el disco "Seguimos en pie"


Sigo en pie por amor, por cosas mías, con buena edad para cambiar, sereno, para enfrentarme ante el espejo, ameno y entrar a averiguar mis alegrías
Sigo en pie por razones, por mis guías, por decirme que el mundo no es ajeno y que no hay que pedir un visto bueno para uno celebrar sus cumpledías
Los versos tienen hoy los ojos fijos, los sueños el gemido de otros sueños, las palabras de amor, nuevos prefijos,
los latidos suenan de otra manera, pero no te preocupes de estos dueños porque yo sigo en pie hasta que muera.

Antonio Guerrero, 28 de diciembre de 1999

 

Cumplió el 16 de octubre 56 años, de los que ha pasado nada menos que 16 en cárceles estadounidenses. Antonio Guerrero fue uno de Los Cinco arrestados en septiembre de de 1988 en Estados Unidos por la peregrina razón de combatir a grupos “terroristas” que operaban desde Miami. Actualmente permanece entre rejas, al igual que sus compañeros Ramón Labañino y Gerardo Hernández. Antonio Guerrero ha dedicado una parte de la eterna espera a componer poesías, algunas recogidas en el disco de dos cantautores -el chileno Lucho Roa, y el cubano Ismael de la Torre- titulado “Seguimos en pie”.

El trabajo, presentado en Valencia el 17 de octubre en un acto organizado por la Librería Primado y la Asociación Valenciana José Martí de Amistad con Cuba, se estrenó el pasado julio en la sede del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP) de La Habana, con la presencia del expreso Fernando González Llort, y en la sede de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). El disco también se ha presentado en Madrid, en la Sala Moby Dick y en la fiesta del PCE, y en Bilbao (en la fiesta del 25 aniversario de Euskadi Cuba).

“Seguimos en pie” es el resultado de una obra colectiva que reivindica la libertad de Los Cinco cubanos presos (actualmente permanecen tres en la cárcel). Se compone de un primer disco con cinco poemas musicados de Antonio Guerrero, a cargo de Ismael de la Torre y Lucho Roa; y un DVD (“Cinco palmas y un pincel”) cuya autoría corresponde a Paco Bernal, miembro de la Asociación de Amistad con Cuba Camilo Cienfuegos de la Marina Alta (Alicante). Del diseño gráfico se ha hecho cargo Esther Jávega.

La intención política del trabajo figura claramente en el libreto que lo acompaña, donde se recuerda que el “injusto juicio (a los cinco cubanos) duró más de seis meses, convirtiéndose en el más largo en Estados Unidos hasta ese momento, y aunque jamás se probó, fueron acusados y condenados por conspiración para cometer espionaje. A pesar de las evidentes y múltiples violaciones legales cometidas durante todo el proceso, Los Cinco fueron sentenciados a condenas que sumaron 4 cadenas perpetuas de más de 77 años, confinados en diferentes cárceles de máxima seguridad, sin comunicación entre ellos e impidiendo en muchos casos las visitas de sus familiares”.

El cantautor Lucho Roa nació en 1957 en San Bernardo, una localidad del área metropolitana de Santiago de Chile. Creció en una atmósfera de lucha política, efervescencia cultural y conflicto social, de hecho, vivió con su familia los tiempos de la Unidad Popular y el golpe fascista de 1973. Muy pronto, a los 8 años, sus padres ya lo matricularon en la escuela de cultura artística, donde guitarra, canto y música popular. En 1995 decidió abandonar su país y recaló en el estado español, donde actualmente reside. Lucho Roa no sólo musicaliza poesía. También recita y acompaña musicalmente los versos de Lorca, Miguel Hernández, Machado, Neruda o Alberti; o interpreta, además de canciones propias, a Víctor Jara, Violeta Parra, Víctor Heredia o Atahualpa Yupanki, entre otros.

En cuanto a Ismael de la Torre, la música le corre por la sangre. Su padre, también trovador cubano, formaba parte del trío “De la Torre”. Éste músico, poeta y trovador acumula más de dos décadas de experiencia profesional, incluida la participación en todos los movimientos de la “Nueva Trova” cubana. Además del lirismo poético, uno de los rasgos de su obra es la mezcla. Ismael de la Torre combina y fusiona ritmos como la guaracha, el son, la samba y el pop. También tiende puentes entre la tradicional y la “Nueva Troba” cubana.

El disco cuenta además con la colaboración del músico de origen cubano Orlis Pineda, quien llegó a España en 1997. Define sus letras como un viaje “a través del amor, la nostalgia, la filosofía y la esperanza”. En sus canciones no resulta extraña la mezcla de música cubana con otras tradiciones, como el flamenco, el pop-rock, la samba, el rap y el reggae. Orlis Pineda es autor de la canción titulada “Cinco razones”, la octava del disco “Seguimos en pie”, seguramente el himno de todos aquéllos que perseveran en la lucha por la libertad de Los Cinco.


Cinco rincones cinco razones cinco voces cinco ilusiones
sin condiciones sin opiniones llevan la verdad en sus corazones

El mundo se levanta el mundo de clamor el mundo que entiende de dolor
pone su esperanza y pide como yo el derecho, la justicia y la razón

Anda y pon tu corazón mira que la vida es un reloj
Anda y pon tu corazón para que ellos puedan ver el sol

Estribillo: Hay que luchar hay que seguir recopilando caminos para que puedan vivir

Hay que luchar hay que seguir hagamos un sacrificio para que puedan salir

P-¿Cómo definiríais en breve los poemas de Antonio Guerrero, su temática y contenidos?

Ismael de la Torre: Son poemas que tienen sobre todo un sentimiento muy fuerte hacia la patria cubana. Por ejemplo hay uno, “Eterna inmunidad”, que habla del amor a la patria y también a la pareja. Otro titulado “Rompiendo el muro” habla de la prisión, de la situación en la que se encuentra Antonio y de una futura salida.

Lucho Roa: En el libro de Antonio “Desde mi altura” hay muchas citas de autores como Benedetti o Neruda. Lo que me llama la atención de este libro, escrito entre cuatro paredes y en un duodécimo piso, es que él dice “voy a contar mi experiencia aunque reconozco que no soy un poeta y no tengo esa lírica, ni esa verborrea... Pero yo tengo que transmitir esto”. Hay una esencia de lo que quiere transmitir, a lo mejor sin ese fundamento literario, pero que es lo que a mí me importa. El saber reconocerse en ese momento jodido, pero con dignidad.

P-¿En qué condiciones están compuestas estas letras a las que acompañáis de música?

ILT: Los escribió al principio de estar preso en Estados Unidos. Por eso, en el fondo de los poemas, yace la realidad de ese momento en la cárcel, la de Antonio Guerrero pero también la de Los Cinco.

LR: Los empieza a escribir a los tres años de estar preso. Si lees el libro de Antonio, te das cuenta de que es una poesía muy directa. Además, te hace sentir y reflexionar pero sin hacer daño. Él lucha desde su interior. Sabe que es un hombre justo, libre y que lo que está viviendo es una injusticia.

P-¿Conocisteis personalmente a Antonio Guerrero?

ILT: El trabajo de musicalizar los poemas lo había ya realizado en 2007 en La Habana, con actores de la televisión y otros cantautores. A Antonio no llegué a conocerlo personalmente, pero sí a su hermana Maruchi. Cuando surgió el proyecto entré en contacto con ella.

LR: Sólo a través de correos indirectos o de otras personas nos hemos podido saludar y conocer. Creo que escuchó algunos de los poemas musicalizados a través del formato MP3 o en las redes, ya que en la cárcel no tenían acceso a los discos. Hay otra cuestión. Cuando me refería a Los Cinco (ahora los tres presos) pensaba que estaban en una cárcel todos juntos, pero no, están separados y a kilómetros de distancia.

P-¿Cómo surgió la idea de impulsar “Seguimos en pie”?

ILT: Del proyecto me habló el presidente de la Asociación Valenciana José Martí de Amistad con Cuba, David Rodríguez, en la embajada de Cuba. Estábamos con otro trovador, Orlis Pineda. Eso fue hace cuatro meses. Le dije que con mucho gusto podía contar conmigo. Llegamos a Valencia y grabamos los temas muy rápidamente.

LR: Cuando contactamos, Ismael tenía unos trabajos previos, y yo también. El libro de Antonio lo tenía marcado para hacer 10 o 12 canciones, pero tiempo no había para componer tanto. Te lo digo honestamente, las melodías salieron en nada...

P-¿Entendéis la música y el arte en general al margen del compromiso político?

ILT: En mi caso yo siempre he sido “misionero”. He participado en la “Misión Cultura” en Cuba, y el arte lo pongo al servicio de la Revolución y de buscar un mundo mejor.

LR: Vengo de una tradición folclórica y de un país, Chile, donde aprendí de Violeta Parra, Atahualpa Yupanki, o poetas como Neruda y los españoles de la Generación del 27. Todos los que cantaban y leían poesía decían cosas. El arte, por tanto, ha de estar comprometido con los movimientos. También con lo vivencial y lo existencial. Todo lo que yo hago es política.

P-¿Qué os parece la acogida del disco en los lugares donde habéis actuado?

ILT: Estuve en Bilbao, precisamente se lo contaba a Lucho ahora, y lo pasé muy bien. La gente quedó muy contenta y muy interesada por el disco. La primera presentación fue en La Habana, donde no pude estar, pero me han dicho que la cosa fue muy bien...

LR: Considero que el disco ha tenido una buena acogida y que hemos de seguir trabajando. Lo hemos presentado en lugares de formato “cámara” (como yo digo), ante un pequeño público, no en grandes escenarios. Ahora hacemos gestiones para “sacar” este trabajo del territorio español. Pero tampoco se trata de tocar por cantar. Hay un contexto de político y de denuncia, y así nos lo hemos de plantear.

P-¿Destacarías alguna anécdota o experiencia singular durante la composición del disco?

ILT: La grabación de los temas la hicimos muy rápido. Yo me sentía muy motivado. Cuando uno se dispone a grabar un disco, lo normal es que se demore un poco (puede que hasta seis meses), pero esto era algo muy importante y uno pone todo el empeño.

LR: Coincidimos con Ismael de la Torre sin habernos conocido en la elección de un mismo poema para musicar. Cada uno lo compuso con una melodía diferente, y aparece en el disco dos veces musicalizado. Él lo grabó en Cuba y yo en Valencia.

P- Un cantautor chileno y un trovador cubano. ¿Cómo ha resultado la mezcla?

ILT: Siempre he trabajado con chilenos en Cuba. De hecho, he trabajado con un amigo mío, cantautor y artista plástico, Carlos Ayress, que fue director del Memorial Salvador Allende en La Habana. Un luchador tremebundo. Me produce también mucha emoción aquí, en España, tener un amigo como Lucho Roa, cantautor chileno. Nos estamos conociendo ahora. Y muy bien que nos va...

LR: Me encanta, claro. Siempre he tenido contacto con músicos cubanos y les quiero y les respeto. Hay músicos chilenos en La Habana que han hecho una importante labor allí. Cada vez que estoy con un cubano en un escenario -estuve en julio en La Habana- para mí supone estar comprendiendo una cultura diferente.

P- En cuanto a Los Cinco...

ILT: Una injusticia total. Desde el punto de vista de los artistas, hemos de hacer más eventos porque es la única forma de que salgan. Es necesario más empeño con el arte.

LR: Considero que es difícil saber el final de esto. Pero en la medida en que denunciemos y digamos que son inocentes y que no hay nada probado, que los cargos no son reales y que hay tres personas presas todavía... En la medida que hagamos un disco, un mural... Esto invita a que la gente que no conoce el caso se pueda posicionar. El artista ha de estar “donde las papas queman”. El caso de Antonio Guerrero es el de un ser humano privado de todo, y con lo que implica estar encerrado en una prisión de Estados Unidos.

P- Por último, ¿Cuál es el gran propósito del disco?

ILT: En primer lugar, que llegue a la gente lo que ha escrito Antonio Guerrero. Y que lo liberen, claro, que es lo que nos hace falta. A él y a Los Cinco.

LR: Un objetivo político. En la medida que me pueda sentir útil como artista, compositor y cantor para que la gente pueda sensibilizarse. Es lo que tiene que quedar.


Rebelión ha publicado este artículoRebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

publicado por rcbaez a las 02:58 · Sin comentarios  ·  Recomendar
13 de Septiembre, 2014 · Cinco Prisioneros en USA

Por Gustavo Veiga

ANTONIO GUERRERO, UNO DE LOS “CINCO HEROES”, COMO LOS LLAMAN EN CUBA, HABLA DESDE LA CARCEL


Hoy se cumplen dieciséis años de la detención de Guerrero, acusado de espionaje en el país del Norte y condenado a 22 años de prisión. Afirma que las cartas que le escriben desde Key West le han servido de apoyo.

Desde la Prisión Federal de Marianna, Florida, el ingeniero Antonio Guerrero respondió a las preguntas de Página/12. Hoy se cumplen dieciséis años de su detención en Estados Unidos. Es uno de “los cinco héroes”, como se considera en Cuba a los agentes de inteligencia que se habían infiltrado en el exilio anticastrista de EE.UU. para frenar una ola de atentados terroristas en la isla, allá por 1998. La Justicia de ese país lo condenó a 22 años de cárcel por espionaje. Él, Ramón Labañino y Gerardo Hernández continúan presos. Sus compañeros René y Fernando González fueron liberados después de cumplir también largas penas.

–¿Qué significa para usted la palabra libertad cuando acaba de cumplir 16 años de prisión en EE.UU.?

–Hay una libertad que nadie puede quitarte, es la libertad cuando uno se siente haciendo un bien, es la libertad de cuando se es útil a una causa justa, es esa libertad que se siente cuando se tiene amor de tanta gente hermosa y valiente, es la simple libertad del hombre inocente al que han condenado injustamente a una larga prisión, incluso, a morir en una prisión.

–¿Cuánto lo ayudaron a tolerar el prolongado encierro sus convicciones políticas, su formación dentro de la Revolución Cubana?

–Más que de convicciones políticas se trata de nobles principios en los que nos educó la Revolución y que aprendimos de nuestro pueblo y su historia. Hablo de los principios martianos por los que nos guiamos y llegamos un día a comprender todo lo que encierra ese pensamiento del apóstol de nuestra independencia: “Patria es humanidad”. La Revolución nos dio la oportunidad de estudiar en excelentes escuelas con grandes maestros, a mí me dio la oportunidad de graduarme de una carrera universitaria en las lejanas tierras de la actual Ucrania, y con un ingreso muy modesto; sin la presencia de mi padre fallecido muy joven, mi familia nunca tuvo que preocuparse de si podían o no pagar mis estudios. Todos los estudios eran gratuitos. Y ese gran logro de la Revolución de la enseñanza gratuita se mantiene en Cuba.

–¿Sus creaciones como los poemas o las acuarelas pueden considerarse una parte de su lucha o son tan sólo expresiones artísticas que contribuyeron a paliar en algo su detención?

–Mis creaciones poéticas y plásticas no sé a veces explicar cómo surgieron. Creo que son el resultado de mi formación, tanto en el hogar como en las escuelas. En cada etapa esas creaciones han sido un arma para la resistencia, pero por sobre todo son una muestra de la esencia humana de los Cinco.

–La prensa de Miami fue determinante para influir sobre el jurado que los condenó, según se denunció judicialmente, y la de EE.UU. en general casi no trató sus casos. ¿Cree que los medios pueden modificar esa postura?

–Voy a responder con una vivencia. Cuando comenzó nuestro juicio, aquel 27 de noviembre de 2001, en la Sala de la Corte había reporteros de muchos medios de prensa, no sólo de los medios de Miami. Los grandes periódicos fueron muy cautelosos al comentar el inicio de nuestro proceso judicial. Un buen día desaparecieron todos de la sala, ¿dejando sólo a quiénes? Pues a aquellos reporteros que eran pagados por el gobierno para crear una campaña contra Cuba y contra nosotros. ¿Quién dio la orden de retirada? No sé. ¿Quién puede dar la orden para modificar eso? Tampoco lo sé. Pero hay preguntas que, aunque no se sabe la respuesta exacta, uno deduce de una manera u otra. Es increíble que el juicio más largo de la historia de una corte de la Florida, y creo que hasta de todo el país, con una cantidad significativa de testigos, algunos que ocuparon y ocupan altos cargos militares y de gobierno, con toda la repercusión en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, se haya silenciado de la manera en que se ha hecho.

–Entre los 16 años en prisión y otros ocho que llevaba en EE.UU. antes de ser detenido suma casi 24 fuera de Cuba, ¿cómo imagina hoy a su país?

–Por varias vías recibimos constantemente noticias de Cuba. Las leemos con mucho interés. Miro las fotos en cada publicación con mucho amor. Interrogamos a nuestros familiares hasta los mínimos detalles sobre cada cosa del barrio, del pueblo, de la vida diaria. Sabemos que no es lo mismo que estar allí, donde se palpa el calor del pueblo y nuestros cotidianos avatares. Pero la verdad es que a Cuba siempre la imagino hermosa, digna, sonriente, habladora, jaranera, hospitalaria, tal y como es nuestro pueblo.

–Alguna vez dijo que mirar a sus dos campeones, sus hijos Antonio y Gabriel, equivalía a hacer desaparecer todos los muros de la prisión. ¿Cómo y cuándo se imagina el día de su liberación?

–El día de mi liberación, como dice mi adorada madre, será “mucho para un solo corazón”. Pero tenemos el corazón preparado para ese día. Sabemos que llegará para los tres que quedamos del lado de acá. Y lo imagino como otro punto de partida para otras tareitas, rodeado del amor de mis campeones y de muchos otros amores, a quienes deseamos darles un fuerte abrazo.

–¿Qué sensación le deja el gran movimiento de solidaridad internacional que recibió y sigue recibiendo la causa de los Cinco?

–La primera sensación que siento cuando pienso en la inmensa solidaridad, creciente e indetenible que nos rodea, es el amor que tienen tantas personas a Cuba y a nuestro pueblo. Muchas personas, que incluso nunca han estado vinculadas con el proceso revolucionario cubano. Cuando han conocido de nuestra situación nos escriben, nos muestran su apoyo, asisten a una actividad, preguntan, buscan más información. Saber que todos ellos de una u otra manera reclaman nuestra libertad nos hace sentir muy optimistas y fuertes.

–¿Cómo analiza ciertas demostraciones de respaldo que tienen dentro de EE.UU. como, por ejemplo, las de los maestros de Seattle que apoyan la exposición de sus cuadros o de varios intelectuales?

–Tenemos muchos amigos dentro de los Estados Unidos. En mi caso, tengo amigos de donde vivía, la pequeña ciudad de Key West, una islita situada lo más al sur del territorio estadounidense. Esos amigos desde mi arresto me escribieron cartas y aún me escriben. Nunca se han olvidado de mí ni yo de ellos. En verdad fueron mi mayor apoyo en los momentos más difíciles y fueron un apoyo para los Cinco, porque todos nos poníamos contentos con cada carta que me llegaba.

Fuente Página 12, Argentina


publicado por rcbaez a las 01:58 · Sin comentarios  ·  Recomendar
20 de Julio, 2014 · Cinco Prisioneros en USA

La muestra "Yo me muero como viví" de uno de los cinco luchadores cubanos contra el terrorismo, Antonio Guerrero, quedó inaugurada en la Sala del Ciudadano, en la urbanización Neue Vahr de la norteña ciudad alemana de Bremen.

Thilman Rethelmen, artista alemán y organizador del evento, valoró que "en cada una de las acuarelas de Antonio se observaba la sensibilidad humana y humildad que lo caracterizan".

La exposición recibió el apoyo de las organizaciones de solidaridad con Cuba en Bremen y de la Red de Solidaridad con Cuba en Alemania (Netzwerk Cuba).

Por su parte, Héctor Corcho Morales, encargado de los asuntos culturales de la embajada de Cuba en Alemania, al dejar inaugurada la muestra agradeció a los organizadores esta posibilidad. El diplomático resaltó que la exposición realiza un recorrido por varias ciudades alemanas desde abril cuando quedó inaugurada en Berlín.

Compuesta por quince acuarelas, expone el sufrimiento de los cinco durante estos quince años de injustas condenas y contribuye a divulgar la verdad sobre el caso de estos luchadores antiterroristas, a la vez que destaca las cualidades artísticas del autor.

El espacio fue propicio para que el funcionario cubano pudiera actualizar a los presentes sobre el caso de Los Cinco y presentará en premier en Alemania el documental "Justicia en Londres" del realizador cubano Roberto Chile.

Esta película refleja momentos de la audiencia de la Comisión Investigadora sobre el caso de los Cinco efectuada el pasado 7 de marzo en la capital británica.

"La jornada constituyó una importante acción por dar a conocer la verdad sobre el caso de Los Cinco y por solicitar una vez más justicia y la liberación de Antonio, Ramón Labañino y Gerardo Hernández", destacó la embajada de Cuba en un comunicado de Prensa.

La sede diplomática resaltó que al evento asistió numeroso público entre los que se destacaron miembros de la Red de Solidaridad con Cuba, de grupos de solidaridad y periodistas, quienes se sensibilizaron con el caso.

publicado por rcbaez a las 00:17 · Sin comentarios  ·  Recomendar
13 de Abril, 2014 · Cinco Prisioneros en USA

Por Omar Stainer Rivera

 

“El hombre puede ser destruido, pero nunca derrotado”.
Ernest Hemingway

 

 

En Florence nunca había encontrado a un rival de consideración. Siempre jugaba para obtener beneficios menores como un cigarrito o una revista Playboy. Yo tenía mi prestigio bien ganado entre los presos, y prefería caminar entre casillas blancas y negras que envenenarme con “Sábado gigante”. En prisión las diversiones son pocas, lo otro que me quedaba eran las partidas de dominó doble seis por 50 planchas al derrotado.

 

Bueno, eso de que no había encontrado a un rival de consideración fue hasta que apareció otro cubano; cuña del mismo palo. El tipo no impresionaba por su físico, pero se hablaba mucho sobre él: que si era un espía, que si dominaba no sé cuántos idiomas y hasta ruso, que si escribía poemas y recibía mil cartas. Puro alarde de prisión, pensé.

 

Concretar la partida no fue tan fácil, sobre todo porque me llevó un tiempo encontrarlo en el patio. Y tampoco aceptó mi propuesta de sacrificar a un rey con su reina a cambio de alguna cosa. Solo logré que cambiara de parecer cuando dije una palabrita que únicamente tendría sentido para un cubano. Frunció el seño de una manera muy particular, hizo una mueca con su boca y puso como condición que se jugara porque sí, sin ningún tipo de apuestas.

 

Desde ese día ha pasado mucho tiempo, pero lo recuerdo como si hubiera sido ayer. Tenía un estilo ajedrecístico diferente al mío, bien plantado y metódico, mientras yo era arriesgado e impetuoso. Aprendí a conocerlo, cuando se sabía perdido hacía con su boca la misma mueca que cuando lo conocí, y entonces yo me las arreglaba para cerrar con broche de oro y darle la última estocada.

 

En una ocasión me habló de su madre, la viejita maravillosa que lo esperaba en Cuba. Esa mujer se echó una familia a cuestas cuando su padre se murió, y él le había fallado solamente cuando salió corriendo del barbero, cuando no se dejó inyectar y cuando se escapó para comprar sellos en Obispo. Me contaba, entre sonrisas y pesares, que después que llegaba de la Lenin salían tomados de la mano como adolescentes enamorados, y recorrían las calles de La Habana y hasta comían en el Mandarín; ¡joder, ya me gustaría a mí comerme una de esas maripositas chinas! Ese día me sorprendió, porque lo común era que yo hablara como un papagayo, mientras él ripostaba que esa era la estrategia más vieja del mundo inventada para sacar de paso y descentrar al rival.

 

Pero lo primero que me impresionó era que no hablaba de su causa. Los presos nos pasamos la vida diciéndonos mentiras, que entramos por esto o por aquello. ¿Por qué un tipo como tú está en este antro de perdición? “Vine a este país a mezclarme con uno locos de la Florida”. Y el loco era él, solo que no lo sabía.

 

La tercera o cuarta vez que jugamos me dijo que algún día me invitaría a jugar en Santo Suárez, “porque todo vuelve a sus orígenes”. Aunque después jugó en Víbora Park, en el portal de su vecino Pedro quien no se separaba de la botella, fue realmente ahí donde aprendió los secretos del ajedrez, con su tío y sus piezas fabricadas en hueso.

 

Cuando yo era un muchacho, me gané un jueguito de ajedrez que al cerrar el tablero las fichas se quedaban dentro; me gustaría saber qué fue de ese juego, pero a quién diablos le voy a preguntar. Él dice que tuvo uno parecido; se lo compró su mamá con el último cupón de los 12 años, por la misma fecha en que se moría su padre.

 

Un día le dije que era medio mentiroso y se rió con una carcajada exagerada:

 

- Ah, con que no me crees, pues te cuento que tengo un pariente panameño que se llama Paco Pérez y que es campeón nacional de su país.

 

¿Quién se va a creer que alguien tiene un tío campeón de ajedrez, y que para colmo, se llama Paco Pérez?

 

- Cuando nos veamos en Cuba, te regalaré un juego japonés que me regaló mi primo Paco Pérez y que me acompañó en Ucrania, Panamá y Estados Unidos. Es de metal y las fichitas tienen imán para que no se caigan.

 

Después que le infringí las primeras cinco derrotas se las ingenió para conseguir unos libros sobre ajedrez. Cuando lo volví a ver le dije que leyera todo lo que quisiera, pero que ni con trampa me iba a ganar. Leer esos libros para él fue bueno -me confesó- “porque me recuerdan el día en que el viejo se apareció con unos libros de Capablanca para complacerme”.

 

Y ahí me hizo toda la historia: que si jugó pelota en no sé qué club antes del 59, que si le hicieron un contrato en Estados Unidos como pelotero semiprofesional. Yo nunca se lo dije, pero sentía envidia de su familia.

 

Lo que si le dije muchas veces era que tenía tipo de conquistador. Yo quería que me hablara de mujeres, y cuando sentí la suficiente confianza le pregunté directamente y se sonrío -siempre sonríe-. Tomó un aire, como si fuera el último aire de alguien que se dispone a un asunto interminable, y solo atinó a decir “sufrir y amar es una redundancia”.

 

Unos días después me dijo que su primera novia oficial se parecía a la Massiel, que con Delgy se comprometió en Ucrania, y que en ese propio país conoció a una rubita llamada Tania. Al final estuvo Maggie y en la Lenin se metió hasta en un coro de una danza africana para ganar puntos en el colectivo femenino.

 

Había acabado de recibir una carta de Tania -la rusita- y estaba que no cabía dentro de sí. En el 78 desembarcó en Kiev con Manuel. Él iba a estudiar algo que tenía que ver con aviones y cosas de esas y el otro era como económico. La mayor cantidad de muchachas estaban a donde Manuel, por eso mi amigo no salía de esa facultad. Y de esa manera conoció a su Tania, una historia que tuvo una carta duración; a veces las mejores cosas tardan mucho en llegar y se van presurosas.

 

Después que yo hacía la ceremonia de tumbarle su rey, él hacía la misma mueca y solo le ponía fin diciéndome “eres un infeluta”. No lo hacía mucho caso, sobre todo porque no tenía ni puta idea de qué quería decir con aquello y no me daba la gana de preguntarle. Lo veía como una manera en la que se desquitaba por no poderme vencer en el ajedrez. Hasta que no pudo más y él mismo me preguntó si yo sabía lo que quería decir “infeluta”. “NO”. Se tiró una carcajada rampante y cubana y me dijo “mira chico, que eres mitad infeliz y mitad hijo de p…”. Y era verdad.

 

Nunca había conocido a un Silviomaníaco. Le dije que lo había escuchado solo un par de veces, pero que no me gustaba, y menos cuando se ponía la mano en la oreja. Él decía que eso era porque yo no lo conocía y me daba unas clasecitas. La trova, Latinoamérica, protesta, rebeldía. El tipo cantaba bien, y le recomendé que dejara el ajedrez a un lado y que se dedicara a la cantadera.

 

Dice que cuando era un muchacho en su familia hicieron un grupito y que se presentaron en muchos lugares, hasta en el Pico Blanco del Saint John. El tipo le metía en la costura al asunto y cantaba a Rafael, “yo soy aquel…”. En Key West hasta tomó clases de canto gratis del profe de Maggie, que por cierto, ella hacía óperas en San Carlos, en el mismito lugar donde habló Martí.

 

La prisión de Florence es un infierno. La vinieron a poner donde el diablo dio las mil voces y nadie lo escuchó. Es un pueblito requetechiquito, al que solo he visto cuando me han trasladado hacia Denver. Nosotros nos entreteníamos a veces imaginando cómo serían las personas, entrar a un bar de dos puertas de madera al estilo oeste y pedir una cerveza. Yo siempre he querido ir hasta Cañon City, la ciudad más grande del condado Fremont; está como a 12 kilómetros de aquí. Y mi amigo se ríe de mis cosas, pero es una risa cómplice. Ahora mismo hay un frío que pela, como dos grados, y él dice que vaya clima para tomarse una cerveza.

 

En una ocasión pasamos unos cuantos días sin vernos porque nos habían decretado el cabrón “lock down”, una especie de castigo colectivo por algo de lo típico en una prisión. Había escuchado por las tuberías que están en la parte superior de la celda -una de las vías de comunicación de los presos- que unos nazis blancos estaban celebrando el cumpleaños de Hitler y que se fajaron con los negros. 


Cuando lo volví a ver y le puse el tablero delante, cambió la mirada y lo noté alejado y triste. Entonces me contó que ese domingo lo habían ido a ver su mamá y su hermana, que se escucharon unos disparos y suspendieron la visita. Nadie merece eso.

 

Cuando le comunicaron que sería trasladado de prisión me llamó a un lado y me habló muy pausadamente.

 

- Te haré una última anécdota: En 9no grado me bequé en la vocacional de Vento. Un día veo a una gran cantidad de estudiantes jugando ajedrez durísimo y me acerco y pregunto si se puedo jugar. Me miran como a un pez que iban a meter al jamo, pero comenzaron a salir derrotados los mejores jugadores de la escuela. Tal fue la espina que le clavé a uno, Jorge Vidal, que años después, estando en la Lenin, me invitó a que jugáramos otra vez y acabó conmigo porque se había dedicado a estudiar ajedrez. Hoy lo entiendo, así que te espero en Cuba para el desquite; ah, y para darte el jueguito japonés con imán, y con cerveza.

 

Y ese día entendí que hay hombres que no conocen la derrota, hombres como mi amigo, que nunca serán derrotados. 

 

NOTA:
Este cuento está inspirado en la vida del Héroe de la República de Cuba Antonio Guerrero. La mayoría de los pasajes narrados son reales. Incluso, en Florence había un recluso a quien Tony se le hizo muy difícil vencer en el ajedrez.

publicado por rcbaez a las 23:30 · Sin comentarios  ·  Recomendar
img
.Sobre mí
FOTO

Rosa C. Báez

Lectura, coleccionismo, música, política,

» Ver perfil

img
.Calendario
Ver mes anterior Diciembre 2022 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
img
.Buscador
Blog   Web
img
.Tópicos
» Cinco Prisioneros en USA (668)
» Los Cinco Volvieron (1)
img
.Nube de tags [?]
img
.Secciones
» Inicio
img
.Enlaces
» Los queremos libres
» El Blog de La Polilla Cubana
» Cuba coraje
img
.Más leídos
» Instan a sumar voluntades en el mundo por antiterroristas cubanos
» Los Cinco lamentan muerte de un hermano
» Otra historia de amor
» Premia Gerardo a pioneros en Festival de la Caricatura
» Presidente de "Abogados sin fronteras" solicita a Obama clemencia en caso de Los Cinco
» Reino Unido niega visa a antiterrorista cubano invitado a comisión investigadora del caso de Los Cinco
» Tony Guerrero: Ata una cinta amarilla
» Guantánamo otorga el máximo símbolo de la ciudad a los cinco héroes antiterroristas cubanos
» Una injustificable injusticia
» Una mirada solidaria desde el arte
img
.Se comenta...
» Departamento de Estado norteamericano demandado por ocultar información en caso de Los Cinco
2 Comentarios: Vallejos, Vallejos
» Caso de los Cinco antiterroristas cubanos: Lo que dijo (y le faltó decir) a The Washington Post
1 Comentario: vallejos
» Instan a sumar voluntades en el mundo por antiterroristas cubanos
1 Comentario: Editor Jóvenes por los 5
» Los Cinco nominados a Premio de Derechos Humanos de Global Exchange
2 Comentarios: Pedro Rodriguez Medina, Pedro Rodriguez Medina
» Para luchar por los Cinco, no importa edad ni sexo
1 Comentario: Guadalupe Hernández Breto
Paperblog
img img
FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad