Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
¿Buscas páginas de entrevista?
img
img

 

 

Cinco Héroes Cubanos
Qué sabes sobre estos valientes hombres?

img
img
« Blog
Entradas por tag: entrevista
Mostrando 11 a 20, de 27 entrada/s en total:
17 de Octubre, 2014 · Cinco Prisioneros en USA

Por Lisandra Romeo Matos

 

Tonito evoca el cumpleaños de su padre aquel 16 de octubre de 2011 en una prisión de mediana seguridad de Florence, Colorado, en Estados Unidos.

   Ese día en que, inexplicablemente, lo dejaron abrazarle y obsequiarle un cake improvisado sobre un tablero de juegos con las confituras de las máquinas expendedoras del lugar.

   Recuerda también que aquella primera visita de Gabriel, su hermano menor -que cumple años el mismo día-, se convirtió en un momento emocionante, inolvidable, de los pocos que ha podido tener junto a su papá desde hace 16 años.

   El primogénito del Héroe de la República de Cuba, Antonio Guerrero Rodríguez (Tony), sabe que este 16 de octubre tendrá que conformarse con una llamada telefónica para desearle “felices” 56 a su padre y trasmitirle el abrazo cálido, aunque sea a través de la voz.

   “Le diré, también a nombre de mi hermano, que lo queremos mucho y siempre estaremos con él, porque nuestros corazones laten con su pensamiento”, afirma Tonito, quien conserva las memorias de su infancia al lado de su papá en Santiago de Cuba.

   Y es que el apego de padre e hijo ha sido entrañable, “hacemos un complemento perfecto porque, aunque lejos, siempre estamos pendientes el uno del otro mediante las vías existentes”, aseveró Tonito.

   Hasta por las materias de la universidad indagaba Tony, quien se estudió un libro de Matemáticas, en inglés, para explicarle las integrales y derivadas a su hijo en sus visitas a prisión o a través de la correspondencia, que en ocasiones se convirtieron en verdaderos repasos. 

   Es impresionante su manera de aprender las cosas, cómo se ha superado en todo este tiempo tras las rejas y perfeccionado sus técnicas ajedrecísticas, literarias y plásticas, confiesa orgulloso de su padre.

   Todo eso nos deja una enseñanza, no importa en qué situación te enfrentes en la vida, a veces es más importante saber encontrar el punto positivo y la fe en que todo se va a solucionar, dice Tonito.

   Y es que todos los días aprende una lección de vida y de honestidad inculcada por ese patriota, quien guarda injusta sentencia, junto a Gerardo Hernández y Ramón Labañino, por defender a su Patria de acciones violentas fraguadas por grupos terroristas radicados en Miami.

   Para Tonito permanece intacta la añoranza de tenerlo de regreso en Cuba el próximo cumpleaños; sin embargo, no será hasta el 2017 que cumpla su sentencia en prisión y comience el periodo de cinco años de “libertad supervisada” en suelo estadounidense, por ser ciudadano de ese país.

   Si 16 años ya son demasiados para estar separado de la familia, el 2022 es una fecha muy lejana para Mirta, su madre de 82 años, quien se mantiene firme, aun cuando sabe que el tiempo es implacable.

   Pero Tonito confía. Imagina a la familia reunida en torno a la mesa, compartiendo una cena especial o un cake de verdad; visualiza a su papá agradeciendo a la multitud de cubanos y amigos de la solidaridad, tal y como lo hacen René González y Fernando González, quienes regresaron a la Patria después de cumplir íntegramente las arbitrarias sentencias que se les impusieron.

   Tiene la certeza que, este 16 de octubre, no solo su abuela Mirta cantará las Felicidades a su hijo, también lo hará la gran familia de Tony: el pueblo cubano y la solidaridad mundial.

 Fuente AIN


publicado por rcbaez a las 00:42 · Sin comentarios  ·  Recomendar
05 de Octubre, 2014 · Cinco Prisioneros en USA
Mirna Jiménez


Mirta Rodríguez. Co Latino la entrevistó para conocer su testimonio como madre de uno de los cinco prisioneros.

 Mirta Rodríguez, de 82 años de edad espera que la vida le alcance para ver en libertad a su hijo Antonio Guerrero condenado en Miami, Estados Unidos, el 12 de septiembre de 1998 bajo los cargos de conspiración para cometer espionaje.
De acuerdo con Cuba, Guerrero y otros cuatro cubanos se infiltraron en la comunidad cubana de Miami, donde lograron desbaratar una red terrorista que organizó ataques contra la isla.
Según Rodríguez, la injusta condena contra su hijo y otros cuatro cubanos que lo único que hacían era impedir acciones terrorista planificadas desde los Estados Unidos en contra de la isla, han tenido graves repercusiones emocionales en sus familias.

Para el caso y debido a su encarcelamiento, los denominados cinco “héroes cubanos” no han visto crecer a sus hijos, han perdido a sus padres, madres o hermanas y enfrentan graves problemas de salud, además de haber sido separados de su patria, en el caso de Guerrero por 16 años.

La octogenaria considera que el único que puede poner fin a la condenas injustificadas contra su hijo y dos cubanos más que aun permanecen prisioneros, es el presidente de los Estados Unidos, Barak Obama, en lo que le queda de su gestión.

Tony, como lo llaman su madre, y sus amigos, purga una condena de 21 años y 10 meses de cárcel, mientras Ramón Labañino ha sido condenado a 30 años de prisión y Gerardo Hernández, a dos cadenas perpetuas, más 15 años adicionales de encierro. A la fecha, René González y Fernando González salieron libres luego de cumplir con las condenas impuestas en tribunales de Miami.

La madre de Guerrero participó este jueves en San Salvador en la convocatoria para el V Congreso de Solidaridad con Cuba, organizado por el comité salvadoreño de solidaridad con Cuba, el cual se celebra en el marco de todos los esfuerzos internacionales que se han organizado y se seguirán desarrollando a nivel internacional por la libertad de los 5 héroes, como les llaman ellos.

Co Latino entrevistó a la señora Rodríguez para conocer su testimonio como madre de uno de los cinco prisioneros.

– ¿Cual fue su reacción cuando se enteró que su hijo estaba preso?

Bueno, por un lado tenía la satisfacción que mi hijo había aportado al pueblo cubano a monitorear acciones que desde el suelo estadounidenses se planificaban en contra de la isla, pero esperábamos un juicio justo e imparcial.

- ¿Usted viajó y tuvo acceso al proceso judicial?

Me dieron visa y participé de las sesiones del jurado, estuve tres meses (en) las audiencias; cuando nos fuimos al juicio de sentencia, el jurado se vio impotente, no hizo preguntas. El temor más grande es que no pueda alcanzar a ver este regreso (de Guerrero), que no me dé tiempo la vida.

– ¿Cómo se sentiría usted si su hijo saliera libre y quedaran los otros dos cubanos presos?

Sería para mí una cosa dolorosa regresar y que se quedaran dos de sus hermanos. Nosotros no nos conocíamos, nos conocimos y nos unimos. Como familia de lucha hemos participado en Cuba y en otros países en muchos eventos, pero todavía están allí y los otros dos salieron hasta que cumplieron sus penas.

– ¿Qué le pediría usted desde su corazón de madre al presidente de los Estados Unidos Barak Obama?

Yo siempre le digo que razonando su persona, premio Nobel, como buen padre, tiene esa distinción especial para hacer justicia. Y que no hay porqué ensañarse con un país que solo buscaba protegerse.

– ¿Usted ha llorado mucho por esta separación familiar?

No paro de llorar… pero una amiga, que por cierto ya murió, fundadora del Partido Comunista en Argentina, viajó un día a Cuba, cuando yo la ví me emocioné: Voy me le acercó y la abrazo y lloro … y me separa con una energía tremenda y me dice esto no se resuelve de esta manera. Como tú dices esta lucha yo la empecé llorando, pero a partir de ese momento yo cargué ese pensamiento.

– ¿Ha hablado con su hijo?

En el corto tiempo que tenía él me llamaba y yo no podía contestarle, porque la emoción me embargaba, y él escuchaba la voz quebrada y él me enseñó que no me dejara vencer. Él en la prisión escribe poesía, tiene como nueve libros editados, luego se dedicó a pintar, hoy no puede parar. Nos preocupa Gerardo que le han puesto 2 cadenas perpetuas y otros años de prisión, estas cadenas las tenía mi hijo sin embargo a él (Gerardo) no se la quitaron.

(Tomado del diario Co Latino)

Video en Youtube
publicado por rcbaez a las 01:14 · Sin comentarios  ·  Recomendar
22 de Septiembre, 2014 · Cinco Prisioneros en USA

 

Fernando González Llort ha pasado los últimos días en Madrid. Libre. Y lo que podría parecer algo banal para muchos, no lo es para él.

Perteneciente al grupo conocido como Los Cinco, disfruta de la libertad desde hace apenas seis meses después de haber pasado más de 15 años encerrado en una prisión de Estados Unidos acusado de conspiración para cometer espionaje.

Junto a René González -en Cuba desde 2013-, es el único que ha podido salir de la cárcel. Los otros tres, Gerardo Hernández, Ramón Labañino y Antonio Guerrero, llevan confinados desde que el FBI detuviera a los cinco en 1998 y una jueza de Miami les sentenciara tres años después tras un proceso judicial, todavía vivo, con más sombras que luces.

Considerado todo un héroe en su país por su trabajo dedicado a neutralizar las actividades de las “organizaciones terroristas” anticastristas, Fernando agradece las muestras de apoyo y solidaridad que han servido para que el caso de Los Cinco, “impregnado de la influencia de la política”, no se quedara en el olvido. En pleno proceso de readaptación a la vida fuera de prisión, su mensaje es claro: su lucha continuará y sólo concluirá cuando sus tres compañeros vuelvan a casa.

¿Cómo está siendo su vuelta a la libertad?

Estoy en un proceso para, después de 15 años de prisión, aclimatarme de nuevo a la vida cotidiana. Pero me siento bien, me siento que estoy haciendo algo útil, que estoy contribuyendo con mi pedacito a la causa de la liberación de los compañeros y eso me hace sentirme satisfecho. Y, por supuesto, mi libertad y la de René, ambos lo hemos dicho, no será completa hasta que Gerardo, Antonio y Ramón no estén de regreso.

¿Cuál es la situación de sus compañeros que aún siguen presos?

Se encuentran bien, muy optimistas, llenos de energía, confían en que vamos a ganar esta batalla. Luego, desde el punto de vista legal, el caso se encuentra en un impasse. La jueza tiene en sus manos un recurso desde hace cuatro años y no ha decidido todavía. Los tres ya han cumplido 16 años en prisión y Gerardo lleva todo este tiempo en una prisión de máxima seguridad. Nos parece que ya ha pasado tiempo suficiente para que la jueza tome una decisión que bien podría cambiar su vida.

¿En qué se basa la apelación?

Fundamentalmente, el recurso trata sobre las evidencias que ya existían en el momento del juicio pero que se conocen ahora y que podrían haber afectado al proceso. Concretamente, se está hablando de un grupo de periodistas del sur de Florida que desde que se nos arrestó hasta que recibimos la sentencia, producían material tendencioso respecto a nosotros y respecto a todo lo que pudiera afectar a la imagen de Cuba y del Gobierno revolucionario. Ese material se presentaba como periodístico, sin embargo, después de determinados procesos se ha obtenido la información de que estaban recibiendo pagos de una oficina del Gobierno de EEUU que se dedica a la propaganda contra Cuba

¿Usted se considera un preso político de EEUU?

Considero que nosotros cinco somos presos políticos de EEUU porque nuestro arresto, la manera en que se encaminó todo el proceso y el juicio han estado impregnados de la influencia de la política, más allá de las consideraciones jurídicas o de las supuestas violaciones jurídicas que hubiéramos cometido de las leyes de EEUU.

¿Usted o alguno de sus compañeros han sido maltratados alguna vez en prisión?

Nosotros nunca fuimos maltratados físicamente. A nosotros no se nos dio ningún golpe, no se nos torturó cuando fuimos arrestados por el FBI, pero sí creo que sufrimos maltrato psicológico. Específicamente durante los 17 meses en los que se nos sometió a un régimen de aislamiento que nos impuso unas condiciones de vida muy restrictivas y crueles. Fue un intento de presión psicológica para tratar de quebrantar nuestra voluntad de enfrentarnos a las acusaciones. No lo puedo interpretar de otra manera. Después, en el año 2003, cuando ya estábamos los cinco en diferentes prisiones de EEUU, se nos volvió a someter al aislamiento, y aún mucho más restrictivo que el de Miami. No eran más que consideraciones políticas. Ninguno de nosotros había violado el reglamento, no había ninguna razón para que nos mantuvieran en esas condiciones, sin embargo desde Washington llegaba la orden de aislarnos. Sólo salimos del hueco cuando demandamos en la Corte Suprema a las autoridades del centro de detenciones federales.

¿Qué hay de verdad en las acusaciones que les impusieron?

De verdad está el hecho de que nosotros realmente estábamos vinculados con el Gobierno de Cuba y que estábamos obteniendo información en territorio de EEUU. Pero no la información que dice EEUU. Buscábamos información sobre las acciones violentas que se planifican y se financian desde territorio estadounidense contra Cuba y contra intereses cubanos en terceros países. Son organizaciones que todavía están activas en Miami y que, cuando tienen oportunidad, ejecutan sus planes.

No hay nada de real en las acusaciones que le hacen a Gerardo, a Ramón y a Toni de conspirar para cometer espionaje y, mucho menos, hay algo de real en la acusación que se le hace a Gerardo de conspiración para cometer asesinato. Algo que el propio Gobierno de EEUU reconoce. Al concluir el juicio, los mismos fiscales elevaron una petición a la Corte Superior pidiendo que les permita cambiar la acusación porque no podían probarla y, sin embargo, paradójicamente, el jurado regresa con un veredicto de culpable. ¿Cómo se puede comprender? La única explicación posible es que el juicio se realizó en Miami.

¿Esas organizaciones cuentan con la complicidad o, incluso, el apoyo del Gobierno de EEUU?

Yo no puedo decir que Washington, en este momento, les brinde apoyo. Lo que sí creo es que EEUU ha sido demasiado permisivo con ellas. Además, los individos que forman parte de estas organizaciones fueron formados en las escuelas del Gobierno estadounidense en los años 60. Estuvieron vinculados a la CIA y a otros órganos de las fuerzas especiales estadounidenses y de la comunidad de Inteligencia de EEUU.

¿Hasta qué punto EEUU trata de controlar Cuba?

No puedo decir que EEUU tenga espías en Cuba, pero asumo que así es. Tienen una comunidad de Inteligencia bien poderosa, con muchos recursos y yo parto de que mantienen ese tipo de operaciones en Cuba. Antes las realizaban agencias de Inteligencia y hoy, de cara a la opinión pública, las hacen la agencia para el Desarrollo. Siguen siendo acciones destinadas a subvertir el orden en Cuba y en otros países. EEUU va a seguir tratando de crear las condiciones que permitan influir de alguna manera en la destrucción del proyecto social que tenemos nosotros. Es nuestra tarea de cubanos evitar que eso suceda. En Cuba hay una experiencia histórica de más 50 años de enfrentamiento y neutralización de las actividades subversivas que provienen tanto de las organizaciones privadas como del Gobierno de EEUU. Nos adaptaremos a los nuevos medios que se utilicen y estoy seguro de que vamos a salir victoriosos.

¿Existen presos políticos en Cuba?

Creo que en Cuba existen presos por actuar a favor de los intereses de una potencia extranjera que está abiertamente trabajando por destruir nuestro proyecto social en el que estamos involucrados los 11 millones de cubanos. En Cuba hay personas que están presas porque se alían a ese Gobierno extranjero y reciben instrucciones y pagos para actuar en función de su política exterior. Uno puede discrepar de medidas que pueda tomar el Gobierno revolucionario de Cuba, pero yo creo que para ninguno cubano con dignidad sería una opción aliarse a un Gobierno que históricamente no ha deseado nada bueno para Cuba, que se ha tomado la tarea de tratar de destruir lo que nosotros hacemos.

¿Qué Cuba ha encontrado al regresar a casa?

Me he encontrado a una Cuba en proceso de renovación, en proceso de cambios, de estructuras y de esfuerzos por alcanzar los mayores niveles de eficiencia en economía. Una Cuba en la que se lucha por salir adelante en el mundo en el que vivimos hoy, que es un mundo muy complejo. Una Cuba en la que hay expresiones en economía diferentes a las que yo había dejado, con una iniciativa privada a pequeña escala, que le imprimen características un poco diferentes a la vida, a la ciudad. Sin embargo es el mismo pueblo, con el mismo nivel de compromiso, con el mismo nivel de deseo de salir adelante, de cambiar lo que necesite ser cambiado, de perfeccionar nuestra sociedad, de hacerla cada vez más eficiente y también más justa y salir adelante con nuestro proyecto social.

¿Usted se considera un héroe?

Yo no me considero un héroe, yo me considero una persona que puesta en ciertas circunstancias hizo lo que vio en ese momento que era su deber.

¿Se arrepiente de algo?

Sigo creyendo que era mi deber actuar de esa manera. No lo veo como una cosa excepcional, no veo que hayamos hecho otra cosa que no hubieran hecho millones de cubanos puestos en la mismas circunstancias.

Tras 15 años encerrado, ¿aún se puede creer en la justicia?

No creo que exista sistema judicial, como sistema creado por los humanos, que sea perfecto. En cada sistema siempre va a haber errores, cosas que se pueden hacer mejor. Lo que sucede con el de EEUU es que está totalmente inclinado a favor de un sector minoritario de la población. Además, el sistema judicial también se utiliza en EEUU, y con excesiva frecuencia, para acallar manifestaciones de lucha social. Lo que nosotros pedimos ya no es justicia, porque justicia a estas alturas ya no existe. Nosotros pedimos el derecho de estos tres compañeros a disfrutar de la libertad porque nunca debieron estar ni un minuto en la prisión. Justicia se debería haber hecho hace muchos años. Son 16 años de su vida alejados de su familia, separados de sus hijos. Eso no se recupera.

Sergio León / Público

 

Tomado de Alternativa Latinoamericana

publicado por rcbaez a las 15:32 · Sin comentarios  ·  Recomendar
20 de Septiembre, 2014 · Cinco Prisioneros en USA

Por Deisy Francis Mexidor

 

Los antiterroristas cubanos son tal vez los únicos presos del mundo que cuentan con tanto apoyo de su gobierno, de su pueblo, de sus familiares y de amigos solidarios, afirmó hoy una activista desde Estados Unidos.

 Lo anterior se explica por el ejemplo histórico de Cuba, dijo en entrevista con Prensa Latina, Alicia Jrapko, coordinadora del Comité Internacional por la Libertad de esos hombres en territorio del norteño país.

 "Ellos representan la dignidad de todos los que luchan por un mundo mejor", subrayó Jrapko al expresar su admiración por Gerardo Hernández, Ramón Labañino y Antonio Guerrero, aún encarcelados en prisiones estadounidenses.

 También manifestó similar sentimiento por los otros dos integrantes de grupo conocido por Los Cinco: Fernando González y René González, quienes abandonaron la cárcel solo después de cumplir la totalidad de sus sentencias.

 Según enfatizó Jrapko es doloroso para el movimiento de solidaridad que "René y Fernando regresaran a Cuba por cumplimiento de condena", y no porque el gobierno de Estados Unidos rectificara la injusticia que de ocurrir "devolvería a los Cinco de inmediato a su país".

 No obstante, resaltó que la solidaridad se ha fortalecido con la presencia de ambos "ya en libertad y además en la vanguardia de la lucha, lo que nos da mucha fuerza".

 La activista recalcó que 16 años es demasiado tiempo al referirse al arresto de los Cinco el 12 de septiembre de 1998 mientras prevenían desde Miami los planes criminales contra personas inocentes en Cuba y dentro del propio suelo norteamericano.

 "Personalmente pienso -puntualizó- que estamos más cerca de su libertad, pero es difícil saber si será esta administración (del presidente Barack Obama) la que abra las puertas de las prisiones de Tony, Ramón y Gerardo".

 Jrapko comentó que si se analiza "el momento en que nos encontramos, y poniendo el caso de los Cinco no como algo aislado sino como parte de la política de Estados Unidos hacia Cuba, hay un escenario positivo porque muchas personas han sumado sus voces al pedido de cambio de política".

 Incluso, acotó, las nuevas generaciones de cubanos que viven en el sur de la Florida quieren tener una relación normal con la patria donde nacieron o la de sus padres, visitar a sus familiares.

 Sin embargo, "cualquier cambio en este sentido debe pasar necesariamente por la solución al caso de los Cinco, que es una prioridad nacional", insistió Alicia Jrapko.

 La también activista por los derechos humanos recordó que mandatarios, premios Nobel, artistas, parlamentarios, sindicalistas, religiosos de otros países le están pidiendo a Obama que encuentre una respuesta al caso.

 "No sabemos si lo hará, lo que sí está en nuestras manos es continuar luchando, seguir tocando nuevas puertas, llegar a personas con poder político para que puedan incidir en la decisión que llevará a los Cinco de vuelta a su patria", concluyó Jrapko, argentina de nacimiento y residente en Estados Unidos.


FOTO RCBáez

publicado por rcbaez a las 02:21 · Sin comentarios  ·  Recomendar
13 de Septiembre, 2014 · Cinco Prisioneros en USA

Por Gustavo Veiga

ANTONIO GUERRERO, UNO DE LOS “CINCO HEROES”, COMO LOS LLAMAN EN CUBA, HABLA DESDE LA CARCEL


Hoy se cumplen dieciséis años de la detención de Guerrero, acusado de espionaje en el país del Norte y condenado a 22 años de prisión. Afirma que las cartas que le escriben desde Key West le han servido de apoyo.

Desde la Prisión Federal de Marianna, Florida, el ingeniero Antonio Guerrero respondió a las preguntas de Página/12. Hoy se cumplen dieciséis años de su detención en Estados Unidos. Es uno de “los cinco héroes”, como se considera en Cuba a los agentes de inteligencia que se habían infiltrado en el exilio anticastrista de EE.UU. para frenar una ola de atentados terroristas en la isla, allá por 1998. La Justicia de ese país lo condenó a 22 años de cárcel por espionaje. Él, Ramón Labañino y Gerardo Hernández continúan presos. Sus compañeros René y Fernando González fueron liberados después de cumplir también largas penas.

–¿Qué significa para usted la palabra libertad cuando acaba de cumplir 16 años de prisión en EE.UU.?

–Hay una libertad que nadie puede quitarte, es la libertad cuando uno se siente haciendo un bien, es la libertad de cuando se es útil a una causa justa, es esa libertad que se siente cuando se tiene amor de tanta gente hermosa y valiente, es la simple libertad del hombre inocente al que han condenado injustamente a una larga prisión, incluso, a morir en una prisión.

–¿Cuánto lo ayudaron a tolerar el prolongado encierro sus convicciones políticas, su formación dentro de la Revolución Cubana?

–Más que de convicciones políticas se trata de nobles principios en los que nos educó la Revolución y que aprendimos de nuestro pueblo y su historia. Hablo de los principios martianos por los que nos guiamos y llegamos un día a comprender todo lo que encierra ese pensamiento del apóstol de nuestra independencia: “Patria es humanidad”. La Revolución nos dio la oportunidad de estudiar en excelentes escuelas con grandes maestros, a mí me dio la oportunidad de graduarme de una carrera universitaria en las lejanas tierras de la actual Ucrania, y con un ingreso muy modesto; sin la presencia de mi padre fallecido muy joven, mi familia nunca tuvo que preocuparse de si podían o no pagar mis estudios. Todos los estudios eran gratuitos. Y ese gran logro de la Revolución de la enseñanza gratuita se mantiene en Cuba.

–¿Sus creaciones como los poemas o las acuarelas pueden considerarse una parte de su lucha o son tan sólo expresiones artísticas que contribuyeron a paliar en algo su detención?

–Mis creaciones poéticas y plásticas no sé a veces explicar cómo surgieron. Creo que son el resultado de mi formación, tanto en el hogar como en las escuelas. En cada etapa esas creaciones han sido un arma para la resistencia, pero por sobre todo son una muestra de la esencia humana de los Cinco.

–La prensa de Miami fue determinante para influir sobre el jurado que los condenó, según se denunció judicialmente, y la de EE.UU. en general casi no trató sus casos. ¿Cree que los medios pueden modificar esa postura?

–Voy a responder con una vivencia. Cuando comenzó nuestro juicio, aquel 27 de noviembre de 2001, en la Sala de la Corte había reporteros de muchos medios de prensa, no sólo de los medios de Miami. Los grandes periódicos fueron muy cautelosos al comentar el inicio de nuestro proceso judicial. Un buen día desaparecieron todos de la sala, ¿dejando sólo a quiénes? Pues a aquellos reporteros que eran pagados por el gobierno para crear una campaña contra Cuba y contra nosotros. ¿Quién dio la orden de retirada? No sé. ¿Quién puede dar la orden para modificar eso? Tampoco lo sé. Pero hay preguntas que, aunque no se sabe la respuesta exacta, uno deduce de una manera u otra. Es increíble que el juicio más largo de la historia de una corte de la Florida, y creo que hasta de todo el país, con una cantidad significativa de testigos, algunos que ocuparon y ocupan altos cargos militares y de gobierno, con toda la repercusión en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, se haya silenciado de la manera en que se ha hecho.

–Entre los 16 años en prisión y otros ocho que llevaba en EE.UU. antes de ser detenido suma casi 24 fuera de Cuba, ¿cómo imagina hoy a su país?

–Por varias vías recibimos constantemente noticias de Cuba. Las leemos con mucho interés. Miro las fotos en cada publicación con mucho amor. Interrogamos a nuestros familiares hasta los mínimos detalles sobre cada cosa del barrio, del pueblo, de la vida diaria. Sabemos que no es lo mismo que estar allí, donde se palpa el calor del pueblo y nuestros cotidianos avatares. Pero la verdad es que a Cuba siempre la imagino hermosa, digna, sonriente, habladora, jaranera, hospitalaria, tal y como es nuestro pueblo.

–Alguna vez dijo que mirar a sus dos campeones, sus hijos Antonio y Gabriel, equivalía a hacer desaparecer todos los muros de la prisión. ¿Cómo y cuándo se imagina el día de su liberación?

–El día de mi liberación, como dice mi adorada madre, será “mucho para un solo corazón”. Pero tenemos el corazón preparado para ese día. Sabemos que llegará para los tres que quedamos del lado de acá. Y lo imagino como otro punto de partida para otras tareitas, rodeado del amor de mis campeones y de muchos otros amores, a quienes deseamos darles un fuerte abrazo.

–¿Qué sensación le deja el gran movimiento de solidaridad internacional que recibió y sigue recibiendo la causa de los Cinco?

–La primera sensación que siento cuando pienso en la inmensa solidaridad, creciente e indetenible que nos rodea, es el amor que tienen tantas personas a Cuba y a nuestro pueblo. Muchas personas, que incluso nunca han estado vinculadas con el proceso revolucionario cubano. Cuando han conocido de nuestra situación nos escriben, nos muestran su apoyo, asisten a una actividad, preguntan, buscan más información. Saber que todos ellos de una u otra manera reclaman nuestra libertad nos hace sentir muy optimistas y fuertes.

–¿Cómo analiza ciertas demostraciones de respaldo que tienen dentro de EE.UU. como, por ejemplo, las de los maestros de Seattle que apoyan la exposición de sus cuadros o de varios intelectuales?

–Tenemos muchos amigos dentro de los Estados Unidos. En mi caso, tengo amigos de donde vivía, la pequeña ciudad de Key West, una islita situada lo más al sur del territorio estadounidense. Esos amigos desde mi arresto me escribieron cartas y aún me escriben. Nunca se han olvidado de mí ni yo de ellos. En verdad fueron mi mayor apoyo en los momentos más difíciles y fueron un apoyo para los Cinco, porque todos nos poníamos contentos con cada carta que me llegaba.

Fuente Página 12, Argentina


publicado por rcbaez a las 01:58 · Sin comentarios  ·  Recomendar
07 de Septiembre, 2014 · Cinco Prisioneros en USA

Por Amílcar Morales, enviado especial


René González, antiterrorista cubano participa en Portugal en el Festival del periódico comunista Avante; declaró como su prioridad luchar por la liberación de los tres compañeros retenidos aún de modo injusto en prisiones de Estados Unidos.

René, junto a Antonio Guerrero, Fernando González, Ramón Labañino y Gerardo Hernández fueron detenidos en Estados Unidos en septiembre de 1998, sometidos a un juicio plagado de irregularidades y condenados a desproporcionadas sanciones por alertar a su patria de los actos terroristas de la mafia de Miami.

René y Fernando ya están en Cuba después de cumplir íntegramente sus penas, pero Ramón, Gerardo y Antonio aún permanecen en prisión.

No vamos a renunciar nunca al derecho de seguir denunciando la injusticia que se ha cometido“, dijo René en una entrevista exclusiva a Prensa Latina, que transmitimos a continuación.

P-Los cinco, como se les conoce internacionalmente, fueron arrestados hace ya casi 16 años en Miami y condenados a largas penas. ¿Pudiera hablarnos de las circunstancias en que se desarrolló el proceso?

René: El proceso se llevó a cabo en un ambiente que pudiera compararse con un circo romano. Un ambiente atemorizador, de propaganda abrumadora en contra de Los Cinco, que -según se supo años después- fue hecha por periodistas pagados subrepticiamente por el gobierno norteamericano.

Se hizo en Miami, la ciudad equivocada, el único lugar del mundo donde no se podía conseguir un jurado imparcial y no se podía realizar un juicio justo.

Eso ha sido reconocido por organismos de derechos humanos, los cuales dictaminaron la violación de todas las leyes internacionales, incluida la propia Constitución de Estados Unidos. De ahí su resultado.

P-¿Qué los ha ayudado a mantenerse tan firmes durante todos estos años?

René: Yo creo que es la moral. Saber que teníamos una ascendencia moral frente a los fiscales, que ellos nunca van a alcanzar, nos ha dado mucha fuerza. Además de la justeza de lo que estábamos haciendo. No se puede juzgar a nadie por proteger la vida humana, que es el bien más preciado.

Esa combinación de factores nos ha dado la fuerza necesaria y nos la va a seguir dando. A lo que se añade nuestra formación, el ser hijos de una Revolución que nos inculcó el apego a la dignidad humana.

P- Usted y Fernando González regresaron a su país, pero aún quedan tres de sus compañeros en prisión. ¿Cuál es su situación jurídica?

René: Toda la solución jurídica descansa en que la jueza se pronuncie sobre la moción 2255 o habeas corpus, que luego -si es necesario- recorrería todo el tortuoso camino de la corte del distrito a la corte suprema.

Este es un recurso extrajudicial, porque los recursos judiciales se acabaron. El proceso llegó hasta el final cuando la corte suprema se negó arbitrariamente a revisarlo.

Lo importante es que se sepa que este es un caso determinado por razones políticas y la solución va a estar motivada por los cálculos políticos que hagan la jueza y el gobierno norteamericano.

De ahí la importancia que le damos a la solidaridad, a que se exija al gobierno norteamericano que se haga justicia.

En la medida en que el caso les pese y les pese más mantener a los compañeros presos, ellos tomarán la decisión política correcta que no es otra que aplicar sus leyes a la 2255 y en ese caso los compañeros regresarán a Cuba.

P- Hablando de la solidaridad. ¿Cuál es su opinión de la posición de tantas personalidades y movimientos del mundo a favor de la liberación de Los Cinco?

René: Primero tenemos que agradecer toda esa solidaridad. Tras un trabajo arduo de muchos años se ha logrado romper ese muro de silencio de los medios de comunicación y muchas personas honestas en el mundo se incorporaron a la causa de Los Cinco.

Hace falta potenciar la solidaridad, multiplicarla y sobre todo lanzarla sobre Washington, sobre el establishment norteamericano que al final es el que va a tomar la decisión y necesitamos que toda esa energía se enfoque sobre ellos para que tomen la decisión correcta.

P: Si valiente ha sido la actitud de ustedes, también lo es la de su familia. Imagino que eso los ha fortalecido mucho durante este tiempo.

René: Desde Luego el papel de la familia es invaluable. Las esposas, los hijos que han ido creciendo, nuestros padres y hermanos, todos han jugado un papel importante en esta lucha.

Ellos han representado la causa dignamente cuando han salido. No se puede olvidar que yo salí hace un año y medio, pero durante casi 15 años fueron los familiares que llevaron la batalla política, la batalla pública.

Lo han hecho bien, con gran dignidad. Cada uno de sus aciertos ha sido también para nosotros una fuente de resistencia. Yo creo que son héroes en esta historia.

P-¿Cómo se siente al regresar a su país?

René: Me siento feliz, realizado, honrado, además por el privilegio que los cubanos me ofrecen cada vez que andamos por las calles de La Habana y nos saludan y vienen donde estamos nosotros. También me siento comprometido con mis tres hermanos que al final estaban defendiéndolos.

P: ¿Cuál es su misión ahora?

Mi prioridad es luchar porque ellos salgan de prisión y regresen a Cuba.


(Tomado de Prensa Latina)

Imagen web


Vea además:




publicado por rcbaez a las 22:22 · Sin comentarios  ·  Recomendar
31 de Julio, 2014 · Cinco Prisioneros en USA

Por Rouslyn Navia Jordán

Celebrando el Día de los Padres en junio de 1991. Fotos: Cortesía de Adriana Pérez

Celebrando el Día de los Padres en junio de 1991. Fotos: Cortesía de Adriana Pérez

 ¿Cómo nace un héroe? ¿De qué arcilla están hechos los hombres que despiertan la admiración de sus semejantes y se convierten en paradigmas? ¿Será que la diferencia la hace la propia vida y el entorno en que crecen? ¿Acaso la diferencia la determinan los valores que les inculcan la familia, la escuela y la sociedad en que se desarrolla su existencia?

Preguntas interesantes que nos hacemos todos y Gerardo Hernández Nordelo, el cubano joven al que nos aproximamos con estas pinceladas, nos responde desde su injusta prisión con la sencillez habitual.

“Mi madre nació en las Islas Canarias, llegó a Cuba a la edad de 15 años, y fue una persona sin mucha escuela. Hasta sus últimos días siempre se ocupó de las labores del hogar. Crió primero a sus hijos y después a sus cinco nietos. Si bien no era mucho lo que podía aportar a mi formación política, le debo en buena medida mis valores éticos y morales. Era una persona muy humilde, tan carente de todo tipo de maldad, que a veces se lo señalaban como defecto. Siempre fue muy preocupada por los demás, mucho mas que por ella misma.

Junto a su madre y sus dos sobrinas en marzo de 1992.

Junto a su madre y sus dos sobrinas en marzo de 1992.

«Se sabe que los hijos nunca somos una copia fiel de nuestros padres, pero siempre he dicho que cuanto pueda haber en mí de humildad, de bondad y cualquier otra característica que se desprenda de lo anterior, se lo debo a ella, a su ejemplo, y a la crianza que me dio.

«Mi padre y ella se complementaban. El viejo no era muy dado a mostrar afecto, pero su imagen de rectitud y su fuerte carácter escondían un gran corazón. No tengo muchos recuerdos de salidas o paseos con él en mi infancia,  porque era una persona totalmente entregada al trabajo. Desde que tuve uso de razón, y hasta que la enfermedad lo obligó a retirarse, trabajó en el giro de las tenerías y para él no existían los horarios. En los fines de semanas, si no tenía trabajos voluntarios en algún lugar, su “descanso” era trabajar en algo de la casa.

«En el hogar era la contraparte de mi mamá. La vieja ponía la ternura, y él era el que establecía el orden. “Deja que venga tu padre”, era una frase que yo nunca le quería escuchar a mi mamá. El viejo era muy revolucionario, y desde temprano fue militante del Partido. Él y mi hermana María del Carmen tuvieron mucho que ver en mi formación política. Esta última, cuando murió en un accidente en 1998, era Teniente Coronel de las FAR y profesora del Instituto Técnico Militar, donde había estudiado.

«Durante mi infancia, hasta que empezaron a llegar los cuñados y sobrinos, el núcleo familiar lo componían además mis padres y mis dos hermanas, y de cada uno ellos aprendí algo. Sobre todo les agradezco el haber sido una familia funcional, unida y sin grandes conflictos. Ni de mis padres ni de mis  hermanas recibí nunca un mal ejemplo que me pudiera haber marcado o influido negativamente. Es algo en lo que uno no se detiene a pensar con frecuencia cuando es un muchacho, pero después se da cuenta de su importancia.

«Pero si bien el hogar y la familia influyeron considerablemente en mi formación, pienso que mi paso por el Instituto Superior de Relaciones Internacionales (ISRI) fue esencial en ese sentido. Allí no solo tuvimos un claustro de profesores de lujo, sino que coincidí con un grupo de compañeros de los cuales aprendí muchísimo.

«Algunos venían de la Facultad Obrera y eran mayores que los que acabábamos de terminar el Pre. Había militantes del Partido, dirigentes sindicales, y algunos hasta habían cumplido misiones internacionalistas. “Los viejos”, como les decíamos, ingresaron al ISRI para ser estudiantes a tiempo completo, y se convirtieron en verdaderos formadores para aquel grupo de muchachos de menos experiencia que veníamos de preuniversitario. Entre los jóvenes también los había con tremenda trayectoria como líderes estudiantiles, Vanguardias Nacionales, y la interacción con todos ellos fue esencial en mi formación.

«Fueron dos escuelas paralelas, la de Relaciones Internacionales, y la de ética, política, ideología, moral, que fue el resultado de pasar seis años de mi vida compartiendo todo tipo de experiencias con ese grupo al que tanto agradezco y del que tan buenos recuerdos tengo.

«Siempre me inspiraron los héroes y mártires de nuestra historia, y de manera muy especial los de la historia más reciente. Los jóvenes de la Generación del Centenario, los combatientes de la Sierra y del Llano, los de Girón… Me ha inspirado siempre el ejemplo del Che, por supuesto, y los de Fidel, Raúl, Almeida…

«Me inspiran los héroes anónimos de nuestra Patria, los de ayer y los de hoy, algunos que he tenido oportunidad de conocer, y otros que nunca conoceré, pero sé que existen. Cuando uno se encuentra en una situación como la nuestra, necesita inspiración desde que abre los ojos todos los días, porque nunca se sabe lo que nos va a deparar la jornada, y lo nuestro ya pasa de 15 años; así que, saquen la cuenta…

«Me inspiran las cartas y demás muestras de solidaridad que, constantemente, recibimos. Me inspiran todos los patriotas, nuestros combatientes internacionalistas, los médicos, maestros y demás colaboradores que cumplen nobles misiones en los más diversos rincones del mundo. Me inspiran los deportistas que defienden los colores de la bandera. Los bailarines, músicos y artistas en general que recorren el mundo poniendo en alto nuestra cultura.

«Me inspiran todos los cubanos que, aun residiendo fuera del país, no se montan en el carro del odio ni se prestan para el jueguito de denigrar y agredir a su patria. Me inspira el viejito que hoy a lo mejor tiene que pasar trabajo vendiendo maní en una esquina porque su pensión no le alcanza, pero sigue apoyando la Revolución, porque ve el vaso medio lleno, y no medio vacío.

«Y créanme que no es muela. Cuando abro un periódico y leo lo que dijo Viengsay Valdés sobre lo importante que es Cuba para ella, eso me inspira. Cuando leo la historia de la muchacha que pidió un lote de tierra lleno de piedras y de marabú, y hoy es una productora destacada de alimentos, me inspira. Me inspiré cuando leí sobre el ponchero en Las Tunas que en su negocio daba prioridad a las ambulancias y no les cobraba. Todo eso me estimula, porque me reafirma en la convicción de que uno no se ha sacrificado por gusto, y de que, aunque hayan algunos que se desalienten, siempre habrá muchos otros cubanos dispuestos a llevar la antorcha, y a poner su cuota de sacrificio no solo para sobrevivir, sino para seguir resolviendo nuestros problemas, y para que, con permiso de Pablo, esa sociedad que no es perfecta, se acerque cada vez mas a lo que simplemente soñamos».

 (Tomado de Soy Cuba)

publicado por rcbaez a las 03:28 · Sin comentarios  ·  Recomendar
22 de Junio, 2014 · Cinco Prisioneros en USA



"-Hay una cosa que te quiero decir antes de que te vayas, dice: Me parece muy importante. Ayer me llamó Gerardo Hernández, ¿sabes quién es Gerardo?

Lo observo con sospecha, porque quién no conoce en Cuba a Gerardo Hernández, si en cada esquina hay un afiche donde se puede ver su rostro junto al de los otros cuatro que han pasado a conocerse como: Los Cinco.

-Sí, respondo.

-Yo nunca había hablado con él. Cuando estuve en Estados Unidos hace tres o cuatro años tratamos de hablar pero no fue posible. Hablé con otros dos o tres compañeros suyos, pero con él no pude. Primera vez que hablo con él y fue una conversación extraordinaria. Y es porque en Mayarí sentí que el teléfono me sonaba cuando estaba cantando las últimas canciones. Me tapaba el atril y lo saqué disimuladamente. Vi que habían unas cuantas llamadas. Lo desconecté porque estaba sonando y tenía miedo de que se metiera por el micrófono.

Cuando terminé volví a fijarme. Era una llamada de los Estados Unidos porque tenía un uno delante. Y sonó otra vez. Era una emisora de los Ángeles que hacía un programa especial para Gerardo por el día de su cumpleaños. Me hicieron una entrevista. Hablé un ratico con la muchacha que me entrevistó y él oyó la entrevista. Entonces localizó mi teléfono y me llamó, por supuesto que era para agradecerme.

Uno habla con esos hombres que están pasando tantas vicisitudes, que han sido tan maltratados, y tratados con tanta injusticia y realmente le dan lecciones a uno de supervivencia, uno se queja… Yo había llamado a alguien para que me mirara el aire acondicionado, porque no estaba funcionando bien. Y me dije: Caballero, le ronca. Uno está preocupado porque no funciona bien el aire acondicionado y este hombre lleva 16 años presos, tiene dos o tres condenas de por vida y te habla con un optimismo, con una seguridad, con una firmeza, con una fe tan grande en que se va a hacer justicia, en que va a estar un día aquí. Realmente es muy conmovedor. Y nos hace pensar mucho.

Me preguntó: "¿Dónde tú estás?" Le digo: Estoy en Holguín. Entonces dice: "Coño, Holguín, ¿tú sabes, por cierto, que Holguín es una de las provincias de Cuba de las que yo recibo más cartas?" Digo: ¿De verdad? Dice: "Sí, no te puedo decir ahora que es la que más porque tendría que contarlo, pero te garantizo que es una de las provincias de Cuba de las que más cartas recibo. Tú pudieras transmitir de mi parte…"

Me dijo eso y por eso te lo estoy trasmitiendo: "Tú pudieras transmitir de mi parte mi gratitud al pueblo holguinero por no olvidarse de nosotros". Así que tienes para mí esa mínima misión".

Fragmento de la entrevista de Leandro Estupiñán Zaldívar a Silvio publicada en Cubadebate "Silvio Rodríguez: Uno no es ni famoso, ni exitoso, ni ningún oso"

 


publicado por rcbaez a las 21:07 · Sin comentarios  ·  Recomendar
20 de Junio, 2014 · Cinco Prisioneros en USA

Aquel día de diciembre del 2009, cuando fueron a resentenciarlo en la ciudad estadounidense de Miami, Ramón Labañino Sala­zar, quien aún cargaba con la sanción de una cadena perpetua más 18 años de cárcel, entró a la sala del tribunal con las manos en alto, en símbolo de victoria.

Con su mirada lo escudriñó todo hasta encontrar entre los presentes en la audiencia a su querida Elizabeth. Le sonrió como el más feliz de los mortales y la cubrió de besos con la mirada. Fue un momento fugaz y a la vez casi eterno.

Ramón junto a su esposa Elizabeth y sus hijas Laura y Lizbeth. Ailí, su otra hija de un matrimonio an­terior, se encuentra por estos dias visitándolo.

Cuántas cosas se dijeron en aquel momento, similar al que vino después, cuando conoció que la nueva sentencia, igual de injusta, lo privaría 30 años de su vida de la libertad física, porque la del alma y el espíritu sus captores no han podido encerrarla.

“Es que por naturaleza soy un hombre optimista”, confesó Labañino, uno de los cinco antiterroristas cubanos condenados a largas penas en cárceles de Estados Unidos.

“Siempre he encontrado razones para ver el ángulo positivo en todo lo que me pasa, de todo lo que me rodea, de las peleas, incluso, de las injusticias, de las cosas duras que uno vive y ve en la prisión”, señaló en respuesta a un cuestionario el Héroe de la República de Cuba, título que comparte junto a sus compañeros Gerardo Hernández, Antonio Guerrero, Fernando González y René González (los dos úl­timos ya están en Cuba, pero purgaron antes la totalidad de sus sanciones).

Hermanados en la misma lucha, aunque a los Cinco los confinaron en distantes prisiones, desde su detención el “yo” pasó a ser “nosotros” y la causa de uno adquirió un carácter colectivo.

Así lo asumieron desde el inicio y cada vez que un mensaje de ellos llega la despe­dida termina, invariablemente, en “cinco abrazos” como escribió Ramón en estas repuestas en­viadas desde la penitenciaría de Ashland, en Kentucky.

Hijo de Nereyda Salazar Verduy (falle­cida) y Holmes La­bañino Cantillo, nació el 9 de ju­nio de 1963 en el barrio habanero de Ma­rianao y se graduó con Diploma de Oro en la licenciatura de Economía, en la Uni­ver­sidad de La Ha­bana.

Sus mayores tesoros son Ailí (de un primer matrimonio), Laura y Lizbeth, las hijas que no se cansa de repetir que adora.

Justo en febrero de 1992, cuando se fue de casa para trabajar en el exterior, Elizabeth Palmeiro, su esposa, apenas tenía ocho se­manas de embarazo de Laura. Él no pudo dis­frutar esta etapa, ni tampoco la llegada al mundo de Lizbeth, a la que sí conoció recién nacida, en febrero de 1997.

Sus entradas y salidas al país y luego la prisión provocaron que pese a llevar 23 años de casados, Ramón y Elizabeth solo han vivido juntos sin separarse, apenas dos, el resto ha sido a distancia.

No obstante, ambos construyeron una fa­milia y ella, en la retaguardia, lo espera, al fren­te de un proyecto de familia que se logró por encima de los obstáculos y ahí es­tán “sus hermosas mujeres”, como él se enorgullece decir.

—¿Cómo un hombre logra sobreponerse a las mayores adversidades? ¿De dónde es posible sacar tanta fortaleza?

—Sobre todo cuando se tiene la convicción de que se está haciendo siempre lo co­rr­e­c­to, lo justo, lo legal, que uno defiende una causa humana, que jamás ha hecho daño a nadie ni a nada material, al contrario, se ha sacrificado todo por el bien común, por la vida de los pueblos, de personas inocentes, esa idea por sí sola da una fuerza enorme de voluntad y entereza en contra de todas las adversidades y “adversarios”. La pelea es jus­ta. La victoria de­berá ser mucho más dulce.

—Del Ramón niño y del joven universitario. ¿Qué recuerdas?

—Yo creo que soy un eterno niño, así me dicen mi esposa Elizabeth, mis hijas y quienes me conocen, no sé si será verdad o es por el amor que me devotan; pero sí creo que nunca he perdido (ni jamás lo haré) ese espíritu juvenil, risueño, alegre y optimista que tanto ayu­da a luchar a vivir y a luchar.

“Así era de niño: risueño, muy tímido, mu­cho diría yo, y siempre me encantó estudiar y hacer deportes.

“Recuerdo que desde pequeño mi hermanita Laide me empezó a llamar ‘papi’, creo que porque la cuidaba mucho y mi mamá nos educó con el concepto de que el hijo mayor de la familia es como el segundo padre.

“Y pienso que ese papel me lo creí con mucha fe, tanto, que hoy día, muchos me dicen ‘papi’ y eso es algo que mis niñas re­sienten; porque quieren ser las únicas en decirme así, pero ellas saben muy bien que soy único e irrepetible Papi, desde el alma hasta el infinito, y eso es lo importante.

“Disfruté mucho mis años de universidad, como dije me encanta estudiar y hacer deportes y allí pude desarrollar ampliamente ambas actividades.

“También fui alumno ayudante de Esta­dística Matemática desde el segundo año de la carrera.

“A veces daba repasos y clases a los compañeros de años inferiores o de nuestro propio año, es algo que también me gusta mu­cho: enseñar.
“En la Universidad pude practicar judo y karate-do, que era mi sueño como depor­tis­ta.

“Fue un periodo de aprendizaje, pero so­bre todo de crecimiento. Me ayudó mucho en mi formación y en mis convicciones en todos los sentidos, cosa que agradezco infinitamente a Cuba, a nuestra Revolución, a nuestro sistema socialista”.

—Te ven como el fortote del grupo…

—Es un punto de vista de los que me ven. Yo no me veo fuerte, más bien trato de “considerarme” delgado. Claro, que eso me cuesta ca­da vez más trabajo creérmelo.

“Hago deportes por placer, también por la necesidad de liberar tanto estrés, y porque me siento mucho mejor y útil después de cada jornada.

“Trato de mantenerme saludable a pesar de los pesares, pues es nuestra manera de pelear y vencer, de no dejarnos derrumbar ni destruir.

“Ahora mismo estoy haciendo pesas, caminatas dentro de la prisión, algo de handball, mucho ajedrez. Eso me hace sentir saludable, vital, listo para las contiendas de cada día y las que han de venir en el futuro”.

—¿A quién quisiste parecerte?

—Trato de ser yo mismo guiado por el ejemplo de los grandes, pues es imposible alcanzar íconos; pero he admirado mucho y trataría de ser como el Che, como nuestro in­mortal Antonio Maceo, como José Martí, co­mo Fidel, como Raúl, como Bolívar, como Su­cre y ahora mucho como nuestro Hugo Chá­vez, ellos son en esencia mis ejemplos co­ti­dianos.

“Me gustaría ser, simplemente, como ca­da hombre con decoro y honor que harían esta lista demasiado extensa”.

—¿Déjanos saber qué te gusta en materia de lecturas, personajes históricos, de ficción, series…?

—Voy a reducir la lista a cinco de cada uno, no quiero aburrirles ni ser tan exten­so, pero mira, entre mis lecturas favoritas están Cien años de soledad y El amor en los tiempos del cólera, de Gabriel García Már­quez; El reino de este mundo, de Alejo Carpen­tier; Los versos sencillos de José Martí y La Casa de los espíritus, de Isabel Allende.

“De las series puedo nombrar En silencio ha tenido que ser y Julito el Pescador, dos excelentes producciones cubanas; también un espacio que existió: Aventuras, donde vi Los comandos del silencio.

“Y aprovecho para preguntar ¿por qué no hacen en la televisión cubana una nueva versión de todos estos seriales?

“En cuanto a las películas Fresa y Chocolate, y Clandestinos, protagonizada por nues­­tra admirable Isabel Santos.

“Sobre los personajes de ficción, Don Quijote y Sancho Panza; el David de En si­lencio ha tenido que ser, interpretado por el des­parecido actor Sergio Corrieri, Julito el pescador inmortalizado por René de la Cruz y Bruce Lee, en alguna de sus películas por lo de las artes marciales, no por nada más.

“Los personajes históricos coinciden con aquellos que siento como ejemplos a imitar: Simón Bolívar, Ernesto Che Guevara, An­to­nio Maceo, José Martí y Fidel Castro”.

—Cuando te arrestaron tenías 35 años. ¿Cuál es tu concepto del tiempo?

—El tiempo es un concepto relativo. Si pienso en mí, creo que el tiempo no ha pasado. Cuando veo a mis hijas hechas mujeres, cuando me miro en los ojos de mi Eli amada, el tiempo se me hace infinito, duro, impla­cable.

“Por eso recurro al otro tiempo: al de las risas y las alegrías, al del retorno y la felicidad, al tiempo precioso de nuestro futuro libre en Cuba y con ese me quedo (mi optimismo)…Ya sabes soy un infinito optimista, qué le voy a hacer, y así soy feliz”.

—Imagina que eres un repentista y que te dan un pie forzado que dice: “...yo soy un tipo así”

Yo soy un tipo así

exactamente como ves

sin derecho ni revés

simple y sin frenesí.

Con Cuba libre aprendí

Que amar luchando es el camino

Y esta pelea que hoy conmino

Es por la verdad que conocí

Y seguiré siendo así

Un tipo simple pero con decoro

Que vale mucho más que el oro

A quien le honra morir como viví

—Si cerraras ahora mismo los ojos, ¿qué ves?

—Veo a Cuba, una playa azul limpia, deslumbrante. Veo a Eli, a mis hijas, a toda mi familia, a mi pueblo. Veo risas, alegría, eternidad. Así es como mi libertad se hace tangible y real. Y sé que es cierto.

publicado por rcbaez a las 19:08 · Sin comentarios  ·  Recomendar
19 de Junio, 2014 · Cinco Prisioneros en USA
Publicado por

Justo el día de su regreso a Cuba, me hice varias preguntas en un post que soñé con que fueran respondidas. Ahora lo cumplo. Gracias, Fernando…

10385309_640145792720891_6985021421135955692_n

 Fotos: Lorenzo Crespo Silveira

Teniéndolo al lado, todavía es posible que se nos resista el pedestal para hacerlo caminar por la senda del resto de los hombres, pero si le preguntas, Fernando González Llort te dice enseguida que es uno más y que sus valores son los de todo el pueblo.

Escucharlo, no obstante, no deja de ser sobrecogedor. Es, a pesar de una timidez anunciada que por suerte no se concreta, un conversador excelente, capaz de hilvanar las ideas completas como paisajes, y su voz, siempre baja, totalmente amable, como él mismo, en todos los sentidos y formas de esa palabra, desde el pasivo adjetivo hasta la más improbable arquitectura del verbo…

¿Qué fue lo más difícil de estar en prisión?

La separación física del lugar donde uno nació y se crio, la lejanía de las personas que quieres, de la familia, y la añoranza, una añoranza por la casa, por la tierra, por las costumbres de tu país, que es lo que más se extraña.

Yo, que nací y crecí en La Habana, y me acostumbré a la visión del mar todo el tiempo, me sorprendía extrañando el mar, esa sensación de sentirlo cerca. Uno extraña la vida privada, los detalles de esa vida, esas son las cosas que de vez en cuando me golpeaban duro.

Claro que a veces bloqueaba esas cosas, no es que no pensara en la casa, en la familia, pero se crean mecanismos de defensa para que ese pensamiento no se convierta en un dolor que después es difícil de sacarte de encima.

Todas las horas duran lo mismo, pero al margen de ese principio, algunas son más largas que otras. En esas circunstancias de encierro, ¿cuáles eran las más lentas?

No había una hora en específico, pero si había algún momento en el que uno se ponía especialmente bucólico, era el de los domingos por la tarde. Creo que, en general, es un momento en que las horas adquieren una lentitud que te pone a pensar, y a añorar cosas.

¿Qué enseñanzas le dejó la terrible escuela del presidio? *

A nivel psicológico, a uno le queda la constancia de la capacidad del ser humano de sobreponerse a cualquier circunstancia, no importa lo dura y lo terrible que sea, y por tanto el entendimiento de que no hay nada que una persona se proponga que sea imposible de lograr, si pone esfuerzo, sacrificio, tiempo en luchar por eso que quiere.

Y eso, verte venciendo dificultades, te da una gran seguridad en ti mismo.

Desde el punto de vista político ideológico, puedo asegurar que yo me convertí en más revolucionario y fidelista, y en mejor cubano y hombre, después de pasar esa experiencia. Cuando me vi preso, me dije, estás aquí por una razón y tienes que aprovechar este tiempo en mejorarte.

Por eso, me dediqué a estudiar, a hacer ejercicios físicos, a ocuparme de mí, porque era la manera de no dejarme vencer, era la manera de que no ganaran, de devolverle al menos una parte del golpe.

¿Qué sentimientos le provocan el resto de los cubanos que decidieron pactar con el gobierno federal y abandonaron la causa revolucionaria?

En estos momentos, sinceramente, ya no me provocan sentimiento alguno: ellos sabrán qué hacer con sus conciencias, para mí es una cuestión muy personal que dejé atrás. Pero tengo que confesar que en aquellas circunstancias fue un golpe muy duro, no puedo hablar por el resto de mis hermanos, pero para mí esa ruptura fue lo más difícil de ese proceso.

Con el tiempo, comprendí que cada cual tiene sus circunstancias y que, al final, era su decisión aunque me sorprendiera, porque los conocía a casi todos, aunque muchos de ellos no lo hicieran entre sí.

¿En qué pensó, en quién pensó cuando tomó la decisión de seguir firme en la causa de Cuba, cuando optó por no traicionar?

Yo no tomé ninguna decisión porque, aunque tenía la opción de la traición, nunca sentí que tuviera otra alternativa que seguirle siendo fiel a mi causa. Para decidir, uno tiene que intelectualizar las alternativas y pensar en ellas. Yo no tenía nada que pensar.

¿Cómo se siente tener tanto contacto físico, muestras de afecto, abrazos, besos…, después de 15 años de tener tan pocas oportunidades de cercanía con otro ser humano?

Es raro, en el mejor sentido. A la cárcel uno no va a hacer amigos, de modo que las relaciones aunque haya cierta simpatía son por lo general superficiales desde el punto de vista emotivo, y todo contacto físico está, por supuesto, descartado en esas circunstancias.

De esas cosas, uno no se percata hasta que llega a Cuba, y es todo lo contrario. En los primeros momentos, terminaba agotado incluso de las reuniones familiares y no entendía por qué, hasta que me di cuenta de la carga emotiva de esos momentos, después de tanto tiempo sin tener algo así, de poder conversar de temas familiares, con gente que uno quiere, tener esa conexión emocional.

Pero es gratificante tanto cariño. Y no me desagrada para nada que la gente me abrace, porque yo los abrazo también.

El recuerdo tiene la manía de magnificar la belleza de las cosas que dejamos atrás, y añoramos. ¿Es más bello el recuerdo que lo que encontró a su regreso?

Es cierto que el recuerdo hace que imagines las cosas mejor de lo que eran, pero la Cuba que encontré es mucho más bella que la de mi recuerdo, no sé si por la emotividad del regreso a casa, por todas esas emociones juntas, pero así lo veo todavía.

Realmente mucho ha cambiado desde la última vez que estuvo en Cuba…

Yo no creo que hayamos cambiado tanto, la vida es la misma y los cubanos también, lo que sí se ha diversificado la sociedad. Uno camina ahora mismo la Habana Vieja, que yo tanto caminé en otros tiempos, y ve una serie de expresiones comerciales que antes no existían, caminas Viñales, y es igual.

La ciudad también ha cambiado, uno ve edificios nuevos y extraña otros que ya no están. Pero seguimos siendo los mismos, en la esencia.

Ha sido impactante la respuesta de la juventud a su presencia, la conexión, el interés sobre todo al tenerlo cerca, al hacerlo palpable. ¿Cree que la Cuba de hoy, que estas nuevas generaciones puedan dar otros hombres como ustedes?

Absolutamente. Entre la población cubana existen millones de personas que hubieran podido hacer lo que nosotros hicimos. No somos la excepción, porque los valores que los Cinco defendimos durante todos estos años son los de todo un pueblo.

De los jóvenes, siempre se han dicho cosas. De nosotros decían que éramos locos, irreverentes…, y siempre levantaremos opiniones, pero yo creo que esta juventud es una garantía, no importa que tengan códigos diferentes, un vocabulario propio de su edad. Por supuesto, hay que trabajar más con la juventud, ayudarlos, guiarlos desde el punto de vista político e ideológico.

Después de tanto tiempo alejado, forzosamente, de su familia, ¿Cómo lidia con la necesidad de sus seres queridos de tenerlo cerca y esta nueva ausencia, llamado por sus responsabilidades y su compromiso con la causa de sus hermanos que todavía está en prisión?

Lo hago tratando de dedicarles todo el tiempo que puedo. Ellos, por su parte, no me pelean porque me entienden como me han comprendido todos estos años en los que no sabían por dónde yo andaba ni qué hacía, más allá de la historia que les hice, de que estaba en algún tipo de intercambio comercial en el extranjero.

Ellos asumen esta etapa con toda la seriedad y el compromiso de siempre.

Su madre, hablando de familia, es un ser excepcional, por lo menos esa es la visión que nos queda a todos los que hemos asistido a su activismo por su regreso. Imagino que si la amaba antes, ese sentimiento se haya magnificado en este tiempo…

Mi mamá, Magalys Llort, es muy especial. A través de ella, recibí una serie de valores, el sentido de responsabilidad, deber, honor, fidelidad, lealtad, honradez…, que me hicieron el hombre que soy, aunque también los tuve de mi padre, pero ella influyó mucho en mi formación, en mi educación desde niño.

A veces creo que sus características son las que busco y valoro como importantes a la hora de seleccionar personas a las cuales acercarme, incluso desde el punto de vista amoroso.

Por supuesto, el nivel de respeto, de admiración y de amor por mi madre, se ha multiplicado por mil.

¿Qué le dijo a su madre cuando pisó suelo cubano, cuando pudo por fin abrazarla en tierra cubana?

A mi regreso, ese día que nos encontramos en el aeropuerto, todo fue tan emocionante, tan emotivo…, que no lo recuerdo. Sé que la besé, le dije algo y la abracé, porque eso es lo mío.

¿Cuál fue su primera acción de total libertad, cuando pudo estar finalmente solo?

Sinceramente, la primera vez que pude estar en una habitación a solas, sentí una sensación de rareza muy grande, porque la primera realidad de una prisión es la pérdida absoluta de tu privacidad, y de pronto estar en un sitio en silencio, sin personas pasando constantemente por los pasillos, fue impactante.

Para usted, ¿qué es la libertad?

Yo tuve un profesor de literatura en el Instituto de Relaciones Internacionales, de apellido Gálvez, que había luchado en los tiempos de la República Española y fue de los que llegaron exiliados a Cuba que un día, cuando le preguntamos qué era la libertad esperando una respuesta más filosófica, nosotros que veníamos del aula con todos aquellos conceptos de los más variados pensadores, nos respondió, sencillamente, que la libertad era poder hacer lo que te dé la gana. Y así lo pienso también.

La libertad es tener la oportunidad de decidir, de tener opciones. Cuando vas al exterior, por ejemplo, se dice que en Cuba no hay libertad, cuando en realidad sí la tenemos, porque el cubano optó por tener este sistema social, y esa es la expresión máxima de su libertad.

¿Cuál es su concepto del amor?

Es un sentimiento de vínculo intenso con una realidad que es externa, que puede ser una mujer, de naturaleza emotiva, o con la realidad de un país, de una Patria.

En 15 años en prisión se perdió de hacer, de ver muchas cosas. ¿Qué es lo que más añora de todo eso a lo que no pudo asistir?

Tener hijos, y todo lo que eso implica.

*Esta pregunta fue formulada y respondida durante un encuentro con estudiantes y profesores de la Universidad de Guantánamo.


Tomado de La esquina de Lilith

publicado por rcbaez a las 19:11 · Sin comentarios  ·  Recomendar
img
.Sobre mí
FOTO

Rosa C. Báez

Lectura, coleccionismo, música, política,

» Ver perfil

img
.Calendario
Ver mes anterior Diciembre 2022 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
img
.Buscador
Blog   Web
img
.Tópicos
» Cinco Prisioneros en USA (668)
» Los Cinco Volvieron (1)
img
.Nube de tags [?]
img
.Secciones
» Inicio
img
.Enlaces
» Los queremos libres
» El Blog de La Polilla Cubana
» Cuba coraje
img
.Más leídos
» Instan a sumar voluntades en el mundo por antiterroristas cubanos
» Los Cinco lamentan muerte de un hermano
» Otra historia de amor
» Premia Gerardo a pioneros en Festival de la Caricatura
» Presidente de "Abogados sin fronteras" solicita a Obama clemencia en caso de Los Cinco
» Reino Unido niega visa a antiterrorista cubano invitado a comisión investigadora del caso de Los Cinco
» Tony Guerrero: Ata una cinta amarilla
» Guantánamo otorga el máximo símbolo de la ciudad a los cinco héroes antiterroristas cubanos
» Una injustificable injusticia
» Una mirada solidaria desde el arte
img
.Se comenta...
» Departamento de Estado norteamericano demandado por ocultar información en caso de Los Cinco
2 Comentarios: Vallejos, Vallejos
» Caso de los Cinco antiterroristas cubanos: Lo que dijo (y le faltó decir) a The Washington Post
1 Comentario: vallejos
» Instan a sumar voluntades en el mundo por antiterroristas cubanos
1 Comentario: Editor Jóvenes por los 5
» Los Cinco nominados a Premio de Derechos Humanos de Global Exchange
2 Comentarios: Pedro Rodriguez Medina, Pedro Rodriguez Medina
» Para luchar por los Cinco, no importa edad ni sexo
1 Comentario: Guadalupe Hernández Breto
Paperblog
img img
FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad